La expresidenta del PPD Victoria
La expresidenta del PPD Victoria "Melo" Muñoz y el representante Luis Vega Ramos llegan a la sede de la colectividad para participar en la reunión del pasado lunes. (Juan Luis Martínez Pérez)

Mientras en el Partido Popular Democrático (PPD) habiten y colaboren personas identificadas o vinculadas con los “grandes intereses ausentistas”, incluyendo bonistas extranjeros, la colectividad se aleja de los postulados que dieron paso a su creación, sentenció ayer el exgobernador Alejandro García Padilla.

Al romper el silencio sobre la controversia en torno a los contratos del presidente del PPD, Héctor Ferrer, y el exsenador Roberto Prats con la firma DCI Group, García Padilla repudió tal vínculo, y urgió a adecentar la colectividad y liberarla de los grandes intereses.

La compañía republicana de cabildeo y relaciones públicas coordinó campañas mediáticas de firmas de inversiones en contra del gobierno de Puerto Rico bajo la administración de García Padilla.

“Vemos cómo compañeros de partido se aliaron a una empresa criminal”, enfatizó el exgobernador.

“Digo que es una empresa criminal porque se dedicó a difamar al pueblo de Puerto Rico, a mentir sobre el pueblo de Puerto Rico y a mentir sobre mí como gobernador del pueblo de Puerto Rico, y los compañeros que se fueron a sueldo con DCI lo hicieron en contra de los postulados del PPD”, insistió.

“El PPD se creó para defender a los puertorriqueños de los grandes intereses ausentistas y del partido estadista, subsidiado por los grandes intereses ausentistas. El Partido Popular no puede traicionar eso”, subrayó.

Sin precisar nombres, destacó que, en la actualidad, la Pava cuenta con “personas que trabajan allí que, en su función de abogado, representan a los acreedores extranjeros”. “Y no lo acepto”, afirmó.

“Eso hay que corregirlo en el PPD. No puede estar dirigido por los que -a sueldo- están por los grandes intereses ausentistas. Y no me refiero a Héctor (Ferrer). Me refiero a gente que hay trabajando allí (en el PPD). Nosotros no defendemos acreedores, sino puertorriqueños”, enfatizó molesto.

Aunque García Padilla rehusó precisar a quiénes se refería, Ferrer mencionó, por su parte, que Carlos López López, Ónix Maldonado y Luis Balbino Arroyo trabajan para la firma de cabildeo World Professional Group International (WPG), para la cual hizo trabajos el exrepresentante del gobernador ante la Junta de Supervisión Fiscal, Elías Sanchez Sifonte.

Ferrer defendió a los tres cabilderos, de los cuales dos (López López y Maldonado) han colaborado en, al menos, tres de las últimas campañas electorales del PPD.

“La empresa WP Group no tiene ninguna relación profesional con el Partido Popular”, indicó Ferrer

Sobre los tres cabilderos en cuestión, dijo que “son populares de toda la vida y mantienen una relación con el partido, y nos ayudan a coordinar asuntos financieros, investigación, preparar documentos, a hacer reuniones de estrategia”.

“La información que tengo es que ellos no tienen ninguna relación contractual con DCI y con acreedores”, apuntó.

El Nuevo Día supo que, durante la reunión que sostuvo el lunes la Junta de Gobierno, los populares preguntaron por estos cabilderos, particularmente por Maldonado.

García Padilla dijo que no asistió a esa reunión porque no se sentía cómodo con la “hipocresía” de quienes hoy hablan de moral cuando algunos fueron los mismos que “me serrucharon el palo mientras yo era gobernador”.

Ferrer reconoció que, aunque en el cónclave “explicó todo” sobre su relación contractual con DCI, todavía hay populares que no están satisfechos. Ayer, el senador Eduardo Bhatia dijo en las redes sociales ser uno de los que no estaba complacido. “En los próximos dos años, el Movimiento Popular tiene que diseñar e implementar un proceso distinto a lo que ha vivido en su historia. Tiene que haber apertura real. Ser amplio, participativo y democrático”, dijo.

En términos similares, se expresó la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien renunció a la segunda vicepresidencia del PPD. “Porque la discusión en la Junta hizo evidente que son incompatibles los designios de mi conciencia y permanecer en la posición”, dijo.

Respecto al reclamo para que el PPD retome sus raíces, Ferrer lo reconoció como un problema “de hace mucho tiempo”. Recordó que encomendó un análisis a esos efectos al senador Aníbal José Torres.

García Padilla afirmó que el único que le habló de su vínculo con DCI fue Prats.

Preguntado si los populares que cobraron de DCI estaban incapacitados de aspirar a puestos electivos bajo la Pava, el exgobernador dijo que eso le corresponde juzgarlo a los populares “en las urnas”. El PPD elegirá un nuevo presidente el 2 de diciembre, pero no sería necesariamente el candidato a la gobernación. “Mi llamado a los populares es a que tengamos un gobernador que respete el ideario muñocista”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios