Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

David Bernier (horizontal-x3)
Bernier enfatizó que la prioridad para el PPD en estos momentos es mantener la estabilidad política del País y promover la actividad económica. (David Villafañe)

En una estrategia que el propio liderato de la colectividad reconoce como arriesgada y concebida para atraer a personas de diversas ideologías, la Junta de Gobierno del Partido Popular Democrático (PPD)  apoyó tarde en la noche impulsar el año próximo una consulta de status que gire en torno a la pregunta estadidad sí o no, como un mecanismo para encaminar la discusión sobre el futuro político de Puerto Rico.

Al mismo tiempo, los miembros del ente rector del PPD avalaron la propuesta de su líder máximo, David Bernier, de redefinir la relación política de Puerto Rico y Estados Unidos de cara a los comicios generales de noviembre, convencidos de que las recientes decisiones del Tribunal Supremo de Estados Unidos que minan la soberanía de la Isla y los avances en el Congreso del proyecto que impondría una junta federal de control fiscal sobre el Gobierno local subrayan el carácter colonial de ese vínculo.

La resolución aprobada por la Junta de Gobierno tras más de cinco horas de debate fue aprobada en votación 19-9, y colocó en el bando de opositores a dirigentes populares con visiones tradicionalmente encontradas como el gobernador Alejandro García Padilla, los exgobernadores Rafael Hernández Colón, Aníbal Acevedo Vilá, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, el senador Antonio Fas Alzamora, los representantes Luis Vega Ramos y Charlie Hernández, el expresidente del partido Héctor Luis Acevedo y  José Alfredo Hernández Mayoral.

“Esta es la primera vez, desde 1952, que este partido, desde su Junta de Gobierno, afirma una realidad que se tiene que reconocer. Un diagnóstico preciso nunca es una mala noticia”, manifestó Bernier durante una conferencia de prensa en la sede de la colectividad acompañado por el candidato al puesto de comisionado residente en Washington D.C., Héctor Ferrer.

“Desde esa realidad, a construir futuro con responsabilidad, pero también con plena conciencia de que nuestro país es diverso y de que, si bien nosotros respaldamos el desarrollo de la realidad política con los Estados Unidos de una forma, tenemos que respetar a aquellos que proponen otras maneras de resolver la realidad colonial de Puerto Rico”, añadió.

Bernier enfatizó que la prioridad para el PPD en estos momentos es mantener la estabilidad política del País y promover la actividad económica. También admitió que hay figuras dentro del partido que no comparten la ruta que ha trazado para atender el asunto del status, pero dijo que, desde que asumió la presidencia del PPD en enero, avaló como mecanismo procesal el plebiscito estadidad sí o no, que también impulsaba el exlíder novoprogresista Pedro Pierluisi.

Ferrer, en tanto, precisó que la reformulación del ELA se fundamentaría en una relación no colonial ni territorial, y que se basaría en la soberanía del pueblo, buscará ampliar al ámbito de gobierno propio de los puertorriqueños, preservarla ciudadanía estadounidense y, al mismo tiempo, la identidad nacional puertorriqueña, y promoverá desarrollar la presencia internacional de la Isla.

Al concluir la rueda de prensa, la alcaldesa de San Juan opinó que la determinación de la cúpula del PPD es, a su juicio, errada porque acalla todas aquellas voces que no respaldan la estadidad para el País. Sin embargo, destacó como un acierto que el nuevo liderato de la colectividad reconozca la condición  colonial del status de Puerto Rico.

“Tomar riesgos no es nada malo… pero creo que los riesgos se asumen para construir la esencia de lo que uno es. El Partido Popular no es un partido estadista, por lo tanto, defender  el derecho de los estadistas a buscar su fórmula me parece que es equivocado y aparta a sectores importantes de país de un diálogo importante”, indicó Cruz.

La alcaldesa de la capital, por su parte, presentó una resolución que fue acogida unánimemente por los miembros de la Junta de Gobierno para solidarizarse con los familiares y allegados de las víctimas del ataque terrorista perpetrado en Orlando el domingo, y calificarlo como un crimen motivado por la homofobia y el odio.


💬Ver 0 comentarios