El cuerpo rector de la AEE acató la directriz del gobernador de ordenar la cancelación del contrato de Whitefish Energy en  teleconferencia. (Archivo) (semisquare-x3)
El cuerpo rector de la AEE acató la directriz del gobernador de ordenar la cancelación del contrato de Whitefish Energy en teleconferencia. (Archivo)

Mientras ayer salió a relucir que los trabajos para restaurar la electricidad de Puerto Rico están atrasados, varios documentos revelados por La Fortaleza demuestran que en la peor emergencia que haya experimentado la red eléctrica de Puerto Rico, los miembros de la junta de gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) no reanudaron sus trabajos ni entablaron comunicación con la gerencia sino hasta casi dos semanas después del paso del huracán María.

Según la resolución de la junta de gobierno de la AEE 4556, en la que ese cuerpo rector aprobó de manera retroactiva el contrato de Whitefish Energy Holdings, dado que la AEE se quedó sin comunicación tras el paso del ciclón, “fue imposible mantener comunicación efectiva entre los oficiales de la AEE y los miembros de la junta de gobierno”.

De acuerdo con el documento, no fue hasta el pasado 4 de octubre que se restableció la comunicación en la isla y en ese momento, la AEE “notificó” a la junta de gobierno de la contratación de Whitefish y de una segunda empresa, de nombre Expeditionary Global Logistics (XGL), a la que se hicieron “varias órdenes de compra” en ese período.

Anteriormente, el director ejecutivo de la AEE, Ricardo Ramos, dijo que la emergencia declarada por el gobernador, mediante orden ejecutiva, le daba la potestad para tomar acciones sin consultar a la junta de gobierno de la AEE, incluyendo “la contratación por emergencia”. Esa facultad, adelantó, quedaría derogada una vez se reuniera el cuerpo regente.

Sin embargo, cuando la junta de gobierno aprobó la resolución 4556 el pasado 17 de octubre, le dio potestad a Ramos para continuar con las contrataciones.

La resolución 4556 se aprobó con seis votos a favor. El abogado Edwin Alexis Irizarry Lugo se habría ausentado de la reunión, pues según el acta de resolución, este no se pudo contactar por vía telefónica o de manera electrónica.

Es decir, a pesar de que ya existían serios cuestionamientos en torno al contrato de Whitefish, la junta de gobierno aprobó el pacto que monetariamente representa casi el 60% de los ingresos operacionales de la AEE.

Los procedimientos de la AEE requieren que su junta de gobierno avale cualquier transacción contractual mayor de $2 millones.

La resolución 4556 es parte de la docena de documentos que La Fortaleza develó el viernes pasado. Entonces, la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) indicó al gobernador Ricardo Rosselló Nevares que no podía llevar a cabo la auditoría del contrato de Whitefish por no tener la pericia necesaria. El mandatario refirió el asunto a la Oficina de la Contralora de Puerto Rico.

Ayer, se supo también que el contrato es investigado por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

“No nos han informado a nosotros de una investigación del FBI, pero yo le doy la bienvenida a cualquier investigación por cualquier ente externo”, dijo el gobernador en una conferencia de prensa en Toa Baja.

Mientras, el comité de Acreedores no Asegurados (UCC, en inglés) pidió a la corte desfilar prueba del contrato de Whitefish en el caso de reestructuración de la deuda de la AEE que se realiza al amparo del Título III de la Ley federal PROMESA.

Anoche, horas antes de que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) celebre su décima reunión pública, Rosselló Nevares designó un “síndico” -Ottmar J. Chávez- para la división de Compras de esa corporación pública.

La semana pasada, la JSF nombró a Noel Zamot como el jefe de facto de la AEE y aguarda por su confirmación en la corte.

La junta falta a su deber

“Todo el mundo subestimó lo que podía pasar con María, pero se me hace difícil creer eso”, dijo el economista Antonio Fernós Sagebién, al conocer el tiempo que pasó desde el impacto del huracán María hasta que la junta de gobierno reanudó sus trabajos.

Según Fernós Sagebién, si, en efecto, la junta de gobierno no se integró de manera proactiva para responder al estado de emergencia en que se encontraba la AEE, ello “evidencia que no había un plan de contingencia efectivo para tomar las decisiones medulares que se tenían que tomar”.

“Las juntas de gobierno están presentes para velar por los mejores intereses de la institución. En el caso de la AEE, hubiese esperado que, antes de que ocurriera un evento que era predecible, que llegaría en una ciencia cierta y que el propio gobernador avisó, ellos (los miembros de la junta de gobierno) estuvieran citados para una fecha predeterminada cercana al evento”, dijo, por su parte, José Efraín Hernández, director del programa de Ciencias Políticas en el recinto Metropolitano de la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

“Ellos tenían que estar disponibles para evaluar y para proceder con los contratos que serían necesarios para reparar toda la infraestructura. Hubo una falta al deber de fiducia”, dijo el economista y abogado.

Según Hernández, la ausencia de respeto y seriedad a las juntas de gobierno y al rol que estas deben jugar se refleja en el trabajo de las instituciones, lo que aplica en las dificultades de la AEE para restaurar el servicio eléctrico.

“Las juntas se utilizan para nombrar a colaboradores de campaña, son premios por aportaciones políticas”, indicó.

Dijo, además, que, aunque Rosselló Nevares haya eximido a los jefes de agencia de cumplir con los procedimientos en ley para contratar a terceros en medio de la emergencia, ello no aplica para leyes federales y mucho menos, si el objetivo es lograr asignaciones federales para las tareas de recuperación.

Para largo la espera

Las acciones de la junta de gobierno de la AEE surgen al tiempo en que el secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Ramón Rosario Cortés, admitió en conferencia de prensa que los trabajos para restaurar el servicio energético están atrasados.

Se refirió específicamente a la reparación de líneas de transmisión, cruciales para lograr la tan esperada conexión del área del norte con el sur, en donde ubica mayormente la generación eléctrica.

“(La reparación de la línea entre la central) Aguirre (en Salinas) y Aguas Buenas está atrasada evidentemente. Energía Eléctrica ha estado dando reportes de los trabajos. La fecha que tenemos es para mediados de noviembre”, dijo Rosario Cortés.

“También se atrasó, de alguna forma, la conexión del norte con el sur a través de (la central) Cambalache. Se sigue trabajando fuertemente para cumplir con estas metas; algunas de ellas no se han dado en el tiempo estimado”, aceptó el funcionario.

Estas líneas de transmisión son las que repara Whitefish. Rosselló ordenó a la junta de gobierno de la AEE cancelar el polémico contrato con esa empresa el pasado domingo. Ese mismo día, el cuerpo regente de la AEE se reunió y acogió la directriz del gobernador.

Cancelación en 30 días

Sin embargo, el contrato de Whitefish quedará cancelado cuando la empresa culmine los trabajos que tiene en curso.

“La junta de gobierno se reunió anoche (anteayer) -mediante llamada de conferencia-, lo que está permitido, para considerar el tema de la cancelación del contrato de Whitefish. En esa reunión se aprobó la resolución 4564 que autoriza al director ejecutivo a emitir una notificación de cancelación de contrato”, explicó el portavoz de prensa de la AEE, Carlos Monroig.

Aclaró que la notificación de cancelación, a tono con el contrato, debe darse 30 días con antelación.

Ramos advirtió que, “si no se hace nada” para reemplazar las brigadas subcontratadas por Whitefish, la reparación de la red eléctrica se atrasaría entre 10 a 12 semanas.

El reportero José A. Delgado colaboró en esta nota.


💬Ver 0 comentarios