Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Junta de Supervisión Fiscal de Puerto Rico (horizontal-x3)
Los integrantes de la Junta de Supervisión Fiscal agradecieron al gobernador su enfoque para atender los ajustes. (Archivo / GFR Media)

Washington- La Junta de Supervisión Fiscal que controla las finanzas del gobierno de Puerto Rico recomendó hoy al gobernador Ricardo Rosselló recortarle ya la jornada a los empleados públicos hasta por cuatro días, ante un déficit de liquidez de $190 millones que proyecta para el 1 de julio, a pesar de no pagarse la deuda pública.

En una carta al gobernador, la junta federal propuso que en el caso de los maestros y “personal de primera línea en instituciones que operan 24 horas al día”, el recorte sea de dos días al mes.

También propone reducir hasta en 50% los contratos del gobierno y el costo del cuidado de salud, "mediante la negociación del costo de medicamentos y reducciones de los pagos a planes de salud y proveedores".

“Aunque apreciamos su enfoque en atender los retos fiscales y económicos de Puerto Rico a largo plazo, pensamos que hace falta hacer mucho más inmediatamente para reducir los gastos y evitar esta deficiencia de efectivo tan crítica. Dada la falta de acceso de Puerto Rico a los mercados de capital en términos normales y nuestra necesidad de enfocarnos en una reestructuración sostenible de la deuda, pretender atender esta deficiencia de efectivo con más préstamos a corto plazo no es ni práctico ni prudente”, indicó la junta en una carta al gobernador.

Lee la carta aquí

La reducción de jornada de ahora al 1 de julio puede representar ahorros de entre $35 millones y $40 millones mensuales, agregó la junta, que tiene previsto certificar un plan fiscal de largo plazo el lunes en una sesión pública en Nueva York.

La carta de la junta es una confirmación de que los miembros de esa nueva autoridad fiscal consideran insuficientes las medidas fiscales que ha tomado a corto plazo el gobierno de Puerto Rico y que no concuerdan con los estimados de gastos del plan fiscal del gobernador Rosselló para el año fiscal 2017.

Lee la carta en inglés aquí. 

Las recomendaciones de la junta federal se basan en un análisis hecho por la firma de auditoria Ernst & Young sobre la situación financiera de la Isla. Se trata de un análisis que traza un puente entre los estados financieros auditados del gobierno del año fiscal 2013-2014 y los números base que el gobierno de Puerto Rico utilizó para diseñar su plan fiscal.

El informe de Ernst & Young señala que “los gastos del gobierno para el 2017 pudieran estar subestimados por una cantidad de entre $360 y $810 millones basado en patrones históricos de gastos”, según la declaración de la junta federal.

En su carta, la junta federal recuerda que antes de terminar el año calendario 2017, los fondos de pensión de los sistemas de Retiro de Empleados Públicos y los Maestros estarán agotados.

Para finales de año, además, pueden terminarse los cerca de $1,200 millones de fondos de Medicaid asignados por Obamacare que el gobierno de Puerto Rico ha utilizado para financiar cerca del 40% del funcionamiento de su plan de salud. 

Hoy, en un artículo de opinión en El Nuevo Día, el presidente de la junta federal, José Carrión III, afirmó que para la recuperación económica de Puerto Rico, "la reestructuración de la deuda mediante PROMESA es la única salida" y aun así no será suficiente.


💬Ver 0 comentarios