Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Díaz Collazo estuvo acompañado por sus familiares más cercanos, al igual que por el alcalde de Cayey, Rolando Ortiz. (Angel Rivera García)

Con un mensaje conciliador y el compromiso expreso de adelantar las causas de sus constituyentes en Cayey y Cidra, José Aníbal Díaz Collazo juró este lunes al cargo como representante por el Distrito 29, que quedó vacante hace dos semanas tras la repentina muerte del legislador Carlos Vargas Ferrer.

Díaz Collazo, de 44 años y exfuncionario municipal de Cayey, fue recibido con entusiasmo por parte de los miembros de las delegaciones de los partidos Popular Democrático (PPD) y Nuevo Progresista (PNP), quienes le aconsejaron que se mantenga fiel a sus principios y a su conciencia, y que procure hacer un balance entre sus responsabilidades legislativas y su vida familiar.

Tras jurar al cargo y ser escoltado por sus compañeros representantes hasta su banca, Díaz Collazo ofreció un mensaje en el que reconoció que el país se encuentra en un período de estancamiento, y expresó su voluntad de establecer alianzas que beneficien al colectivo.

“La historia ha demostrado que todos los grandes movimientos de los pueblos atraviesan un período de estancamiento. En Puerto Rico, actualmente sufrimos de ese estancamiento, pero por eso vengo aquí a trabajar junto a la mayoría y la minoría para crear un país justo en el cual nuestras futuras generaciones puedan trabajar por un fin común”, manifestó el exdirector del Departamento de Obras Públicas del Municipio de Cayey.

“Reconozco que el país se mueve hacia nuevas fronteras, pero tengo mi mente clara, desde el primer momento en que empecé a servir a mi gente hace 24 años. Mi posición siempre será luchar para hacer justicia por las personas necesitadas de este distrito que sufren y sueñan con una mejor calidad de vida”, añadió.

Díaz Collazo estuvo acompañado por su padre, Aníbal Díaz Ofray; su esposa, Migdalia Santiago y sus hijos Aleysha y José Aníbal Díaz Santiago. Además, estuvieron presentes el alcalde de Cayey, Rolando Ortiz, y un grupo de allegados que, desde las gradas del hemiciclo, ondeaban la insignia de Cayey.

Durante la juramentación, a cargo del presidente cameral, Jaime Perelló, el número de legisladores presentes no alcanzaba la veintena -de un total de 51- y, entre los ausentes, figuraron los grandes aliados de Vargas Ferrer: los representantes Manuel Natal, Luis Raúl Torres y Luis Vega Ramos.

“Los retos que como legislador vas a enfrentar nunca van a ser sencillos…Cada voto, cada discusión que tomemos aquí impacta de manera directa la vida de la gente que hoy tú has jurado representar, pero sé que, con Dios por delante y la conciencia de un trabajo realizado, cada toma de decisión se va a hacer más sencilla cuando esté basada en tus valores, tu conciencia y lo mejor para tu país y para tu pueblo”, subrayó Perelló.

“Aquí no somos enemigos, aquí sí estamos divididos ideológicamente, pero todos creemos en Puerto Rico, y vas a ver en tu acción día a día cómo hay mucho más consenso que divisiones, que lo que sale afuera no es la realidad de lo que ocurre adentro, el 90% de los proyectos se aprueban en consenso, aquí no somos enemigos, aquí somos un solo pueblo para trabajar por el pueblo de Puerto Rico”, añadió el líder cameral.

Durante su mensaje, Perelló también destacó la trayectoria legislativa del fenecido representante Vargas Ferrer, y pidió a los presentes rendirle tributo con un aplauso a su memoria.

De igual forma, Carlos “Johnny” Méndez, portavoz alterno de la minoría del PNP, resaltó que el clima de consenso predomina en las labores de la Cámara de Representantes, e instó al nuevo representante a mantenerse fiel a los valores que guiaron su formación.

“Esos valores son los que tienen que venir a tu conciencia. En la toma de decisiones, vendrán muchas presiones, vendrá la presión del partido político, de tu comunidad en Cayey, de tu comunidad en Cidra, pero solamente lo que es bueno es lo que tu conciencia te dicte. Y debes siempre tratar de que, cuando salgas de aquí, y llegues a tu casa, tengas paz en tu conciencia. Si haces eso, vas a ser un buen legislador”, subrayó Méndez.

El presidente del Senado, Eduardo Bhatia, también participó en la ceremonia, y le dio la bienvenida oficial a Díaz Collazo a la Asamblea Legislativa, y le manifestó que tiene las puertas abiertas en el Alto Cuerpo.

Vargas Ferrer falleció el 2 de noviembre de un aparente fallo cardíaco y en medio de un accidente de tránsito. Tras su deceso, los delegados del PPD en Cayey y Cidra seleccionaron de manera unánime a Díaz Collazo como su sucesor. Esa determinación fue ratificada por la Junta de Gobierno de la colectividad estadolibrista.

De esa manera, Díaz Collazo se impuso a la viuda de Vargas Ferrer, Ángela Rodríguez Acosta, quien luego de las honras fúnebres del legislador popular expresó su interés de ocupar su escaño para continuar su labor legislativa.

Previo a la jura, Díaz Collazo completó la semana pasada todos los requisitos que se les exigen a los legisladores, entre ellos, someterse a una prueba de dopaje, tomar un taller sobre ética y ser certificado por la Comisión Estatal de Elecciones.

En el gobierno municipal de Cayey, Díaz Collazo se desempeñó desde 1991 como inspector de vivienda en la Oficina de Programas Federales, inspector de Proyectos de la Oficina de Planificación e Ingeniería y, hasta la semana pasada, como director del Departamento de Obras Públicas Municipal.


💬Ver 0 comentarios