Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
García falleció el pasado 25 de enero. (Suministrada)

Washington- En un salón de la Cámara de Representantes que nunca hubiese querido dejar,  líderes que le acompañaron en su época de legislador, rindieron homenaje póstumo a Robert García, quien fue el segundo boricua en alcanzar un escaño en el Congreso.

Convocados por el Instituto del Caucus Hispano del Congreso del cual García fue cofundador, la ex speaker y actual portavoz de la minoría demócrata, Nancy Pelosi,  el ex gobernador de Nuevo México Bill Richardson y el congresista José Serrano, quien le reemplazó como representante de su distrito de El Bronx, encabezaron los mensajes que rememoraron el jueves en la noche los años de servicio público de ‘Bob’ García, fallecido el pasado 25 de enero.

Su viuda Jane, su compañera durante 38 años, dio el mensaje final de una noche que contó con semblanzas de admiración, respeto y humor.

“Era un negociador y un unificador”, dijo Richardson, quien cuando llegó al Congreso en 1982, electo por un distrito de California, se encontró en la Cámara de Representantes con García y tuvo a su cargo el panegírico, en el que destacó su servicio militar, a los 17 años, en la guerra de Corea, su tesón como legislador  y el orgullo que sentía de ser ‘niuyorican’.

Richardson, quien fue además embajador ante la ONU, sostuvo que si García, quien falleció cinco días después de la toma de posesión de Donald Trump, “estaría por el techo saliendo en defensa de los derechos humanos”.

El evento tuvo lugar en el salón de Oro del edificio Rayburn de la Cámara baja. Y contó con la asistencia de sus familiares, siete legisladores federales, ex empleados de su oficina en el Congreso, funcionarios del Instituto del Caucus Hispano y amigos cercanos, incluido el exsecretario de Estado Kenneth McClintock.

Entre los legisladores, además de Pelosi y Serrano, estuvieron  la comisionada residente en Washington, Jenniffer González;  el boricua Darren Soto (Florida); Lucille Roybal Allard (California); Carol Maloney (Nueva York); y Adriano Espaillat (Nueva York). La boricua Nydia Velázquez (Nueva York) envió un mensaje.

Roybal Allard -cuyo padre, Edward Roybal, fundó junto a García el Caucus Hispano del Congreso y el Instituto que le ha servido de brazo educativo-, Maloney y la comisionada González también hablaron en el acto de despedida.

Tras mudarse a Puerto Rico en 2013, en busca de combatir el enfisema pulmonar que padeció, García votó en noviembre de 2016 por vez primera en la Isla. En las primarias del Partido Nuevo Progresista (PNP) respaldó al entonces comisionado Pedro Pierluisi. Y en noviembre votó por el ahora gobernador Ricardo Rosselló y la comisionada González.

“Fui la única republicana en tener su voto. Él me lo dijo”, indicó González, al destacar que décadas después de García y el entonces congresista republicano Jack Kemp promover el concepto de las zonas empresariales de desarrollo económico, ahora ella  persigue utilizar esa legislación para incentivar la inversión en la Isla.

Serrano destacó, como otros de los legisladores federales, que García fue un pionero para la comunidad hispana y latina, y quien le impulsó a buscar un puesto electivo. “Ahora es fácil ser un político puertorriqueño en Nueva York. Bob García y Herman Badillo abrieron las puertas”, dijo Serrano.

La propia jueza Sonia Sotomayor ha afirmado que gracias a la ruta trazada por gente como García es que se convirtió en la primera persona hispana nombrada a un curul del Tribunal Supremo de EEUU, dijo Richardson.

En 1990, Serrano sustituyó a García, cuando el político boricua renunció en medio de cargos de corrupción que después de ser convicto le fueron anulados.

“Si hubiera podido aún estuviera aquí”, indicó Jane García, a quien los excolegas del fallecido político describieron como la pasión detrás del trabajo de García y la creación del Instituto del Caucus Hispano del Congreso.

Las cenizas de García serán llevadas el 16 de junio para darle una despedida final en el cementerio nacional de Arlington, Virginia.

“Bob siempre estuvo orgulloso de su comunidad”, subrayó su viuda, al anunciar que el Instituto del Caucus Hispano del Congreso creará una beca en su honor para estudiantes boricuas y exhortar a los jóvenes que se benefician de ese programa a seguir las huellas del fallecido congresista y ver en el servicio público “una vocacíón, no un trabajo”.


💬Ver 0 comentarios