Samuel Pagán Cuadrado renunció a su escaño el pasado 28 de mayo. (GFR Media) (vertical-x1)
Samuel Pagán Cuadrado renunció a su escaño el pasado 28 de mayo. (GFR Media)

La Comisión de Ética de la Cámara de Representantes validará con su voto, este lunes, un informe en el que recomienda al pleno que el renunciante representante novoprogresista Samuel Pagán Cuadrado sea referido al Departamento de Justicia y a la Oficina del Contralor, a raíz de alegaciones en su contra plasmadas en una querella ética evaluada ayer.

La comisión determinó de manera unánime - aunque con la ausencia del novoprogresista Víctor Torres - asumir jurisdicción de la querella presentada por el exempleado de Pagán Cuadrado Luis Hiram Rivera Delgado. También encontraron causa, lo que significa que en la querella se lograron identificar posibles violaciones al Código de Ética de la Cámara.

El querellante alega haber sido sometido a represalias luego de hacerse disponible para testificar sobre supuestos actos de hostigamiento sexual cometidos en la oficina del legislador.

El pleno de la comisión no pasó juicio sobre la validez de los argumentos, tanto en la querella de Rivera Delgado como en la réplica, escrita a mano por Pagán Cuadrado.

El representante niega las imputaciones, y hace alusión en su escrito a empleados que presentaron declaraciones juradas en la comisión dejando saber que no habían sido víctimas de hostigamiento en la oficina legislativa.

“El informe, sin que se adjudique nada, va a incluir los documentos que tenemos… y ante una posibilidad de comisión de delito, es pertinente que sea atendido por las autoridades pertinentes”, dijo el presidente de la Comisión de Ética, Ángel Peña Ramírez, tras dirigir una reunión a puerta cerrada de la comisión.

La querella contra Pagán Cuadrado fue radicada el 16 de mayo. El 4 de junio, solicitó una prórroga para contestar las alegaciones, petición que fue denegada, y el viernes finalmente presentó su réplica. Pagán Cuadrado renunció a su escaño el 28 de mayo, pero por disposición del Código Político, su renuncia no se hace final y firme hasta el 13 de junio al tener pendiente asuntos de índole ético.

Rivera Delgado alegó en declaración jurada que fue sometido a un patrón de represalias, al punto de perder su empleo, luego que estuviera dispuesto a comparecer como testigo a una reunión que había solicitado un compañero suyo, quien quiso denunciar ante Pagán Cuadrado que supuestamente era hostigado sexualmente por Nancy Malavé Toro, esposa del legislador.

Pagán Cuadrado supuestamente no hizo nada al respecto y, supo El Nuevo Día, se expone, entre otras cosas, a ser investigado por violar la ley que protege a empleados que denuncian irregularidades en sus centros de trabajo.

Rivera Delgado llegó a la oficina de Pagán Cuadrado, donde dirigió la Comisión de Desarrollo del Noreste, como subcontratista de Isoel Sánchez Santiago, quien tiene contratos en el Senado. Ha trascendido que Rivera Delgado trabajó entre agosto y marzo pasados sin presentar facturas. Cuando Sánchez Santiago le pidió que firmara un contrato con fecha de agosto, Rivera Delgado se negó y fue despedido.

Pagán Cuadrado no ha explicado públicamente la necesidad de otorgar un contrato para que Sánchez Santiago subcontratara cinco empleados en su comisión.

En la declaración jurada, Rivera Delgado alega que Sánchez Santiago lo agredió en la oficina del representante tras hacerse disponible en el caso de hostigamiento y luego, en una actividad fuera del Capitolio, donde Sánchez Santiago lo amenazó con colocarlo en una especie de lista para que no consiguiera empleo porque tenía acceso a los presidentes legislativos, Thomas Rivera Schatz y Carlos “Johnny” Méndez.

Si bien el informe con las recomendaciones al pleno de la Cámara estará listo mañana, sigue siendo incierto cuándo sería llevado a votación por el pleno. Méndez había solicitado una auditoría de los contratos otorgados por Pagán Cuadrado, y no ha confirmado si ese análisis culminó.

La auditoría también será referida a Justicia.


💬Ver 0 comentarios