Al centro,  Juan Ernesto Dávila Rivera. (GFR Media) (semisquare-x3)
Al centro, Juan Ernesto Dávila Rivera. (GFR Media)

La Cámara de Representantes aprobó esta tarde el nombramiento de Juan Ernesto Dávila Rivera como nuevo presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE).

A favor votaron 30 legisladores del Partido Nuevo Progresista y el popular Javier Aponte Dalmau. José “Quiquito” Meléndez, de la mayoría, se abstuvo. El resto de la delegación popular y el independentista Denis Márquez se opusieron al nombramiento.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, no ha sido claro sobre si le dará consideración al nombramiento.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Gobierno de la Cámara, Jorge Navarro, aseguró que Dávila Rivera “puede tomar decisiones de manera imparcial y se puede describir como justo”.

Navarro presidió la vista pública del nombramiento el 25 de septiembre.

Dávila Rivera se desempeña como secretario del Tribunal Supremo y ha fungido como oficial jurídico de dos jueces del alto foro. Su nombramiento de parte del gobernador Ricardo Rosselló ocurrió luego de que los comisionados electorales no confirmaran al cargo a Ramón Bauzá.

José “Conny” Varela asumió el turno en el hemiciclo por la delegación popular y sostuvo que, en una reunión con el caucus de la minoría, Dávila Rivera no pudo contestar interrogantes como su plan para atender un déficit en nómina de $2 millones en la CEE, si apoya la consolidación o cierre de Junta de Inscripción Permanente, si va a respetar el balance partidista en la CEE o cómo va a atender la deuda que mantiene el ente con la compañía Dominion por las máquinas de escrutinio electrónico.

Tampoco contestó, según Varela, cuál era su opinión sobre las investigaciones que se realizan en cuanto al manejo irregular de vagones de suministros en la CEE. Esa negativa de Dávila Rivera fue consistente con su postura en la vista pública, lo que provocó el coraje del representante penepé, Pedro Julio “Pellé” Santiago, quien votó hoy a favor.

Al consumir su turno en contra, Márquez denunció que Dávila Rivera nunca le contestó una petición de reunión y que mientras asumía su turno, el nominado había llegado a la oficina del representante para hablar con él.

“Los detalles de méritos o deméritos los conocen quienes lo nominan y lo apoyan”, dijo Márquez, quien participó en la vista pública de nombramiento. “Allí no se brindó una información necesaria para evaluar el nombramiento, esquivó preguntas importantes y a nadie le consta su postura sobre el futuro electoral de Puerto Rico”.


💬Ver 0 comentarios