(semisquare-x3)
La Cámara federal aprobó ayer la legislación de asignaciones para mitigar recientes desastres naturales que otorga a Puerto Rico $600 millones para asistencia alimentaria. (GFR Media)

Washington - La Casa Blanca expresó que es “excesiva e innecesaria” la asignación de $600 millones en asistencia alimentaria para Puerto Rico que incluye el proyecto cameral que persigue mitigar los daños causados por desastres naturales.

También se opuso al lenguaje que eximiría a los gobiernos de Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses de pagar hasta un 25% del costo que tiene para FEMA la remoción de escombros y las medidas de emergencia relacionadas a los huracanes Irma y María.

Al expresar objeciones a la legislación aprobada ayer en la Cámara de Representantes, la Oficina de Presupuesto y Gerencia (OMB) dedica una parte de sus críticas a la asignación de $600 millones, que persigue dar continuidad a otros $1,270 millones en fondos de emergencia otorgados en octubre de 2017 y que se agotan en marzo.

Los $1,270 millones en fondos de emergencia ya otorgados y los $600 millones adicionales que ahora se piden, son independientes a los cerca de $1,800 millones anuales que recibe la Isla a través del Programa de Asistencia Nutricional (PAN).

Según el gobierno de Puerto Rico, alrededor de 153,000 personas  que no están bajo el programa de PAN, se han beneficiado de los $1,270 millones.

“El Departamento de Agricultura de Estados Unidos trabaja de cerca con Puerto Rico para desarrollar e implantar un plan que vuelva colocar el Programa de Asistencia Nutricional a sus operaciones normales después de proveer recursos adicionales significativos inmediatamente después de los huracanes de 2017”, indica la declaración de OMB.

Con respecto a la exención del costo de los trabajos de FEMA, la Casa Blanca sostuvo que “los  costos compartidos son críticos para asegurar que el trabajo con las jurisdicciones afectadas son colaborativas y ambos socios tienen incentivos para operar con eficiencia y control de costos”.

Al gobierno de Trump, además, le preocupa un lenguaje que considera puede provocar que FEMA tenga que hacer reembolsos sobre “costos no relacionados a los desastres”.

De todos modos, OMB sostiene que el presidente Donald Trump vetaría la legislación, de ser aprobada en el Senado, debido específicamente a la inclusión de un lenguaje que permitiría reabrir todo el gobierno federal sin llegarse a un acuerdo bipartidista sobre la seguridad en la frontera con México.

Carta de Casa Blanca by on Scribd

La declaración de OMB se suma a los múltiples informes que indican que desde el otoño pasado el presidente Trump ha dado órdenes de frenar en lo posible nuevas asignaciones destinadas a que Puerto Rico pueda mitigar el desastre causado por el huracán María hace 16 meses.

Aunque OMB solo cita como razón para vetar la legislación el proponerse reabrir todo el gobierno sin resolver el reclamo de Trump para asignar fondos que financien la construcción de parte de un muro en la frontera con México, la referencia a los fondos de asistencia alimentaria y a la exención en el pareo de fondos de FEMA pueden complicar futuras negociaciones con el Senado.

Por el momento, el liderato republicano del Senado ha descartado considerar el proyecto de asignaciones para mitigar desastres – que suma $14,170 millones-, mientras el presidente Trump no diga que está dispuesto a firmarlo.

El director ejecutivo de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa), Carlos Mercader, advirtió que no es la primera ocasión que OMB se opone a nuevas asignaciones de emergencia para la Isla. Recordó que en mayo de 2017, el presidente Trump y Mick Mulvaney, ahora jefe de Gabinete interino de la Casa Blanca y director de OMB, se opusieron a otorgar $295 millones en fondos de Medicad.

Mulvaney, como director de OMB, también descartó fondos directos para Puerto Rico en el proyecto de asignaciones suplementarias para mitigar desastres que enviaron al Congreso en el otoño de 2017.

En ambos casos, el Congreso terminó legislando fondos para la Isla. Aunque el proyecto para mitigar los daños causados por desastres naturales salió de la Cámara baja, dominada por los republicanos, sin fondos directos para la Isla, la presión en el Senado, donde los demócratas tienen peso, logró conseguir los cerca de $15,000 millones en asignaciones específicas para la Isla.

“En las dos ocasiones el dinero se asignó y se otorgó”, sostuvo Mercader.

Además de los $600 millones en fondos de asistencia alimentaria – que son independiente a los fondos anuales que se otorgan a través del PAN-, la legislación cameral incluye una exención para los gobiernos de Puerto Rico en el costo que tiene para FEMA la remoción de escombros y medidas de emergencia relacionadas al paso del huracán María.

El proyecto aprobado en la Cámara baja incluye enmiendas de la congresista demócrata Nydia Velázquez (Nueva York) que permitirían asignar $25 millones para la restauración del Caño Martín Peña y $5 millones para un estudio sobre el impacto que han tenido en la isla las asignaciones de emergencia para asistencia nutricional, tras el ciclón.

“Decir que $600 millones en fondos adicionales (de asistencia nutricional) en Puerto Rico – asignación que tiene apoyo bipartita en el Congreso – son “excesivos e innecesarios” es erróneo y hace un flaco servicio a los 3.2 millones de ciudadanos americanos en la Isla", indicó la comisionada residente en Washington, Jenniffer González.

En una declaración, la congresista Velázquez afirmó que “es totalmente inconcebible” que el presidente Trump quiera ahora frenar una asignación de $600 millones en fondos de asistencia alimentaria para suavizar las consecuencias de huracán María en Puerto Rico.

“Este es un programa que ayuda a algunos de los más vulnerables que ya han sufrido enormemente debido a la respuesta inestable y poco efectiva de la administración Trump a los huracanes María e Irma. Nuestros conciudadanos de Puerto Rico necesitan asistencia alimentaria y nutricional, no toallas de papel que se les tiren. Continuaré trabajando con mis colegas para ver que esta financiación se convierta en ley ", indicó Velázquez en una declaración.

Otra enmienda adoptada el miércoles en el pleno de la Cámara baja impediría además que los fondos asignados en esta legislación al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. puedan desviarse para financiar el muro.

La Casa Blanca, a petición de Trump, ya ha considerado utilizar una partida previa de $13,900 millones otorgada al Cuerpo de Ingenieros para suavizar golpes dados por desastres naturales de 2017, como fuente de financiamiento para el muro.

Aunque el presidente Trump ha puesto en pausa esos planes, la partida de $13,900 millones incluye $2,500 millones que se han prometido entregar para proyectos de canalización de ríos en Puerto Rico.

Las autoridades de Puerto Rico ya han cuestionado el retraso que ha tenido el gobierno del presidente Trump en autorizar proyectos de construcción permanentes regulados por FEMA e intenta agilizar el desembolso de los primeros $1,500 millones, de un total de casi $20,000 millones, en fondos del programa para desarrollo comunitario que busca mitigar desastres (CDBG-DR).


💬Ver 0 comentarios