Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Miguel Romero (izq.) ha rechazado que tuviera que inhibirse del proceso al sostener que no violó ningún reglamento. (horizontal-x3)
Miguel Romero (izq.) ha rechazado que tuviera que inhibirse del proceso al sostener que no violó ningún reglamento. (Xavier J. Araújo Berríos)

La Comisión de Ética del Senado determinó hoy, lunes, desestimar la querella que radicó en contra del senador novoprogresista Miguel Romero el representante del Partido Popular Democrático (PPD) Ángel Matos García

“La Comisión no encontró jurisdicción y por esa razón desestimamos la querella en contra de Miguel Romero”, indicó el presidente de la Comisión de Ética del Senado, Ángel “Chayanne” Martínez.

Matos García le imputaba a Romero no haberse inhibido, como presidente de la Comisión de Gobierno, de la evaluación de una medida que afecta directamente a dos donantes suyos: el empresario Eduardo Ferrer Ramírez de Arellano y el abogado Pedro Rosario Urdaz.

La medida de la autoría del representante Eric Correa busca requerirle al Municipio de Carolina cumplir con un contrato que le permite al hotel Marriott, de Isla Vede, el uso de cinco cuerdas del Balneario de Carolina.

La resolución dispone que, si el ayuntamiento no cumple, la Compañía de Parques Nacionales podría ir a los tribunales para recuperar la totalidad del balneario. No obstante, en marzo, la jueza superior Leticia Ortiz, del Tribunal de San Juan, falló a favor del ayuntamiento en su pleito para expropiar el contrato de la compañía CH Properties, propietaria de la hospedería.

Romero, quien votó a favor de la medida, ha rechazado que tuviera que inhibirse del proceso al sostener que no violó ningún reglamento. 

Martínez explicó que la falta de jurisdicción radica en que la radicación de la querella no cumplía con parte de los requerimientos del reglamento del Senado.

“El compañero Ángel Matos cometió unos errores a la hora de entregar las pruebas. A nosotros nos entregó la querella junto con los anejos, pero al querellado sólo le había entregado la querella y el reglamento establece que tiene que tener propio y personal conocimiento ”, abundó Martínez. 

El senador popular Miguel Pereira votó a favor de la desestimación de los cargos. “Entendimos que se tenía que proceder como se procedió”, señaló Pereira.

Mientras, su homólogo del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, indicó que emitió un voto disidente y sostuvo que la querella radicada contra el senador Romero cumplía con los requisitos de forma establecidos en la Sección 13 de la Resolución de Senado 98, según enmendada, por lo cual la Comisión de Ética debió asumir jurisdicción sobre el querellado.

La mayoría de la Comisión determinó que el requisito de notificación de la querella no se cumplió debido a que el querellante no acompañó la misma con la totalidad de los anejos. Dalmau sostuvo, sin embargo, que el requisito jurisdiccional de notificación de querella contenido en el Código de Ética no requiere que se incluya todo anejo como parte de la misma.

“Cumplía con todos los requisitos de forma y, una vez cumplidos esos requisitos de forma, entonces procedía enviarlo al panel independiente de ciudadanos para que evaluara en lo sustantivo las alegaciones de hecho y derecho”,  señaló al indicar que sería entonces dicho organismo el que determinaría si Matos García tenía personal y propio conocimiento de los hechos.

“En esta etapa lo que procedía era evaluar si la querella se hizo por escrito, si señalaba a un senador en especifico, si fue juramentada y si fue notificada dentro de los términos”, detalló. 

Sobre las alegaciones de la mayoría en la Cámara de que la querella no estaba acompañada de todos los anejos y, por ende, no procedía, el funcionario explicó que “no es así".

"La notificación de querella lo que tiene que contener, de acuerdo al propio Código, es unas alegaciones de hechos sucintas, los planteamientos de leyes que se violaron y si quiere el querellante una lista de nombres que pueden aportar al proceso”, abundó. 

“Considerando que la querella ante nos cumplió con los criterios de forma, la Comisión debió asumir jurisdicción y referir el caso al Panel de Representantes del Interés Público”, enfatizó  al emitir su voto disidente.

Entretanto, Martínez dijo que la querella estaba basada en “alegaciones” y “no en propio conocimiento de que Miguel Romero cometió esa infracción”. “Son alegaciones y, pues, no encontramos evidencia más allá para que el panel lo evaluara. Nos sentamos, discutimos el caso, le dimos la oportunidad a todo el mundo para que se expresara y se determinó la desestimación de contra el compañero”, puntualizó Martínez.

Por su parte, Matos García reaccionó sorprendido con la determinación de la Comisión de Ética.

“Tendría que esperar a ver la determinación, pero yo creo que el país sabe el daño que ha tenido y que tendrá la aprobación de una pieza legislativa como esta y que los hechos siguen ahí. El compañero Miguel Romero engañó a su delegación, escondió ponencias”, sostuvo Matos. 

Señaló que una vez lea la determinación de la Comisión, decidirá si hace pública la querella para que “los medios vean la prueba y las actuaciones del compañero Romero”. “Si luego de cinco semanas eso es lo que produce la Comisión de Ética, pues, que pena”, indicó. 

Sobre los argumentos de que falló al no hacerle llegar a Romero la querella y los anejos, Matos García indicó “es una excusa pobre”. “Eso es un disparate, pero si eso es lo mejor que él tiene para esconder un delito como este, pues el pueblo lo adjudicara”, puntualizó Matos García.


💬Ver 0 comentarios