En el 2017, el gobierno de Ricardo Rosselló Nevares optó por eliminar la Ley 222-2011 o el Fondo Electoral para así enfrentar la crisis fiscal y proteger a los más vulnerables. (GFR Media) (semisquare-x3)
En el 2017, el gobierno de Ricardo Rosselló Nevares optó por eliminar la Ley 222-2011 o el Fondo Electoral para así enfrentar la crisis fiscal y proteger a los más vulnerables. (GFR Media)

Pese a que el objetivo de eliminar el Fondo Electoral era destinar ese dinero a otras necesidades apremiantes en la isla, eso no ha sucedido, denunciaron líderes de los partidos Popular Democrático e Independentista Puertorriqueño.

Más bien, indicaron que esa movida lo que logra es oprimir a los partidos de oposición e incentivar aún más el inversionismo político.

La eliminación del Fondo Electoral, lejos de representar un ahorro significativo respecto a la deuda del país, el gobierno aprovechó la coyuntura para eliminar un fondo que les da un trato democrático a los partidos de oposición”, indicó el senador independentista, Juan Dalmau.

“Los partidos de gobierno se nutren con los contratistas, que son los inversionistas políticos”, agregó.

En el 2017, el gobierno de Ricardo Rosselló Nevares optó por eliminar la Ley 222-2011 o el Fondo Electoral para así enfrentar la crisis fiscal y proteger a los más vulnerables.

Era una asignación de $400,000 a cada partido inscrito, en año no electoral, y de $600,000 en año electoral, para un total $5.4 millones en el cuatrienio.

Dalmau destacó que donde realmente hay dinero es en el pareo de fondos, y ese asunto se debe atender si realmente se busca reasignar fondos para necesidades. El pareo o Fondo Especial Electoral representa un tope de $11.5 millones.

También mencionó el Fondo de Transportación para los electores, que se paga a base de contratos.

Reconoció que al oído de los electores y en momentos de austeridad económica, sonó bien la eliminación del Fondo Electoral.

“La gente lo aplaudió, pero no se dio cuenta que era una manipulación del gobierno contra la oposición. No lo vas a ver (el ahorro)”, apuntó.

El presidente electo de la Pava, Aníbal José Torres, concurrió con el senador Dalmau.

“Las prioridades de este gobierno están trastocadas. Han utilizado dinero para alimentar el ego de jefes de agencia comprando vehículos de lujo mientras mantienen en incertidumbre y en condiciones críticas áreas como la seguridad, educación y salud”, afirmó.

Ninguno de los dos senadores favorece que se restituya el Fondo Electoral, sino que si realmente el gobierno quiere reducciones, se ataque el foco que genera millones en gastos. De hecho, sus respectivos partidos han hecho ajustes para lidiar con la ausencia del Fondo Electoral.

“El partido ha podido continuar su operación con personal voluntario. Si bien es cierto que representa un reto para los partidos, también tiene que ser cierto que en momentos como los que atraviesa el país, las medidas que han sufrido los empleados públicos y privados, no debe ser prioridad de ningún gobierno financiar operaciones de partidos políticos”, aseveró Torres.


💬Ver 0 comentarios