(semisquare-x3)
Natalie Jaresko, director ejecutiva de la JSF. (Gerald López Cepero)

Mientras persisten controversias entre el Senado y la Cámara de Representantes por la llamada reforma contributiva, la directora ejecutiva de la la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Natalie Jaresko, instó al gobierno a poner cortapisas en la aprobación de créditos contributivos, pues en apenas siete meses se han probado unos $521 millones en tratos preferenciales a ciertas empresas en la isla.

“El pueblo de Puerto Rico merece claridad sobre el costo del presupuesto público y sobre los controles asociados con cualquier crédito contributivo emitido por el gobierno”, dijo Jaresko en una carta enviada este jueves a la secretaria de Hacienda, Teresita Fuentes y al secretario de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy.

En la carta, Jaresko recuerda que el gobierno estaría en aprietos de no ser por la suspensión automática en litigios provista por la ley federal Promesa y que al presente, el fisco no honra el servicio a la deuda.

Según la carta, que descansa a su vez, en datos provistos por el propio gobierno, entre los meses de marzo a septiembre de este año, el gobierno aprobó 93 créditos contributivos por valor de $521 millones. De esa cifra, unos $306 millones se otorgaron en el primer trimestre del año fiscal en curso.

“La emisión de créditos contributivos a este ritmo es preocupante y si continúa, los gastos en este nivel exarcebarán aun más los retos fiscales que la economía de Puerto Rico ya enfrenta”, dijo Jaresko.

La carta ofrece una cifra englobada de los créditos otorgados, pero no queda claro si las cifras representan créditos nuevos otorgados o si se trata de créditos que fueron aprobados en años anteriores y ahora, son reclamados al Departamento de Hacienda.

Desde el año pasado, el gobierno viene obligado a presentar diversos informes de su situación financiera, incluyendo liquidez, pagos de pensiones y cuánto gastan los contribuyentes en los tratos contributivos que se otorgan. Partiendo de la carta de Jaresko, el gobierno notifica al organismo federal, los créditos contributivos que otorga, pero no divulga esa información a la ciudadanía.

Partiendo de la misiva, en los pasados siete meses, los créditos contributivos se otorgaron a la luz de las leyes de beneficios tributarios al cine, turismo, el sector industrial, infraestructura y centros urbanos. El informe no detalla específicamente cuántos créditos se otorgaron por sector y tampoco su cuantía desglosada.

Créditos por la libre

El año pasado, cuando Ricardo Rosselló Nevares tomó el poder, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) creó un comité de créditos contributivos para que este sirviera de filtro antes de que el gobierno invirtiera sus recursos en diversas actividades. Dicho comité incluía funcionarios del DDEC y Hacienda.

Sin embargo, luego del huracán María, la Aafaf informó a este diario que dicho comité se encontraba inoperante como resultado de la emergencia.

Según Jaresko, la Aafaf desarticuló el comité mediante una orden administrativa el pasado 2 de julio, por lo que el alza en el monto de créditos otorgado evidencia la necesidad de tomar “acciones correctivas” a la brevedad.

Jaresko pidió a Fuentes y Laboy reactivar el comité de créditos contributivos y limitar el uso del crédito a un porcentaje del ingreso neto, así como el tiempo para reclamar dicho trato contributivo.

En repetidas ocasiones, El Nuevo Día ha señalado que Puerto Rico otorga cientos de créditos contributivos y no guarda constancia de cómo estos se utilizan y en qué momento podrían afectar el fisco. Incluso, El Nuevo Día ha publicado que en ocasiones, quienes reciben los créditos contributivos en realidad no los necesitan y terminan vendiéndolos a terceros para que estos reduzcan su obligación contributiva, pero tampoco se lleva un registro de tales transacciones.


💬Ver 0 comentarios