Thomas Rivera Schatz, presidente del Senado, y Carlos
Thomas Rivera Schatz, presidente del Senado, y Carlos "Johnny" Méndez, presidente de la Cámara. (GFR Media)

A dos años de haber entrado en funciones la actual Asamblea Legislativa, casi la mitad de la población opina que su desempeño no ha cumplido las expectativas.

Los resultados de La Encuesta de El Nuevo Día también reflejan que, en el caso del presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, el nivel de aceptación se mueve más hacia la neutralidad, al alejarse de los polos de aprobación y desaprobación, mientras que, para el líder de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, crece la desaprobación.

Ambos líderes, sin embargo, han actuado principalmente de acuerdo a las expectativas que se cifraban sobre ellos, según el estudio realizado entre el 31 de octubre y el 4 de noviembre de 2018, mediante 1,000 entrevistas personales en todo Puerto Rico, excepto las islas municipio. El sondeo tiene un margen de error de más o menos 3.1%.

Respecto a la Legislatura, el 45% de los participantes opina que su desempeño ha sido “peor de lo esperado” y solo 14% piensa que ha sido mejor. Un 33% cree que las cámaras legislativas han actuado conforme a lo esperado y 8% no está seguro.

En comparación con La Encuesta de junio de 2017, solo seis meses después que comenzara el cuatrienio, la proporción de encuestados que opina que la labor de la Legislatura ha sido “peor” de lo que se esperaba aumentó 10 puntos, de 35% a 45%. Mientras, la percepción favorable incrementó en ese período de 9% a 14%, y el renglón de “igual a lo esperado” experimentó el cambio más relevante al descender 18 puntos porcentuales, de 51% a 33%.

El mayor apoyo a la Legislatura está en las filas del Partido Nuevo Progresista (PNP), pero incluso en ese grupo, el 26% opina que su desempeño ha superado las expectativas, contra un 28% que opina que ha sido “peor de lo esperado”.

Los números de Rivera Schatz

Sobre Rivera Schatz, La Encuesta muestra que el 25% de los participantes aprueba su labor, el 37% la desaprueba, el 31% ni la aprueba ni la desaprueba y 7% no está seguro.

Con relación a La Encuesta de junio de 2017, el nivel de aprobación descendió en esta ocasión ocho puntos porcentuales, de 33% a 25%. De igual forma, su nivel de desaprobación refleja una merma de seis puntos en el mismo periodo, de 43% a 37%.

El cambio más significativo en ese plazo se reflejó entre quienes “ni aprueban ni desaprueban” la labor de Rivera Schatz. En junio de 2017, esa opinión la compartía el 18% de los encuestados, comparado con 31% ahora, un alza de 13 puntos porcentuales.

Entre afiliados al PNP, el 51%, aprueba el trabajo del presidente del Senado, frente a un 21% que lo desaprueba y otro 23% que ni una cosa ni la otra. Su nivel de aprobación en este grupo bajó 10 puntos desde junio de 2017.

Si se analiza en torno a las expectativas que había sobre su desempeño, solo el 17% de la muestra, en esta entrega de La Encuesta, opina que la labor de Rivera Schatz ha superado las expectativas. El 37% opina que su desempeño ha sido “peor de lo esperado” y casi la misma proporción, con 38%, entiende que es “igual de lo esperado”. El restante 8% no opinó.

El sentir de que se ha desempeñado en línea con las expectativas es el que ha crecido durante este periodo, de 32%, en junio de 2017, a 38%, un aumento de seis puntos.

Los simpatizantes del PNP tienen opiniones divididas sobre la gestión de Rivera Schatz frente a las expectativas: 34% piensa que las ha superado, 24%, que no las ha cumplido y 37%, que ha actuado según lo esperado.

Al calificar su labor, el 34% de los consultados piensa que Rivera Schatz merece una “buena” nota de “A” (13%) o “B” (21%). El 25% le otorga una “C”, mientras que el 37% piensa que amerita una “mala” nota de “D” (19%) o “F” (18%). El 4% no opinó.

Rivera Schatz mantuvo la proporción de “buenas” notas respecto a junio de 2017, pero la nota de “C” aumentó 10 puntos, de 15% a 25%, y las “malas” notas bajaron de 46% a 37%.

Las mejores notas para Rivera Schatz están en el PNP, con un 58% dándole una “A” o “B”, frente a un 22% que le confiere una “C” y otro 17% que le da “D” o “F”.

Al llegar a la mitad de su término en la presidencia del Senado, el 52% de los encuestados opina que Rivera Schatz ya no podrá hacer mucho más por el país en lo que le resta en el poder. Otro 33% afirma que podrá cumplir sus compromisos de campaña, para el 11%, dependerá de varios factores y 4% no está seguro.

Crece la desaprobación hacia Méndez

La situación del presidente de la Cámara de Representantes no varía significativamente respecto a la de su homólogo en el Senado, pues ambos exhiben niveles más altos de desaprobación. El 26% de la muestra de La Encuesta aprueba la labor de Méndez, frente a un 40% que la desaprueba. Hay un 26% que dice que ni la aprueba ni la desaprueba y 8% no opinó.

Pero, al comparar los resultados con los de junio de 2017, el nivel de aprobación de Méndez se ha reducido por seis puntos, de 32% a 26%, y el rechazo a su gestión ha aumentado de 32% a 40%. Quienes “ni aprueban ni desaprueban” su trabajo muestran un avance de solo cuatro puntos, de 22% a 26%.

La aprobación de la gestión de Méndez en la Cámara es mayor en el PNP, con 45%. En esa colectividad, un 27% la desaprueba y 23% ni la aprueba ni la desaprueba. Respecto a La Encuesta de junio del año pasado, entre los novoprogresistas, también hay un desgaste en la aprobación de Méndez, pues refleja un declive de 12 puntos, mientras que la desaprobación se elevó 13 puntos en el mismo periodo.

Al preguntarles a los participantes de La Encuesta cómo creen que el presidente cameral se ha desempeñado en comparación con las expectativas que tenían, el 16% opina que ha sido “mejor de lo esperado”, 30% piensa que no ha cumplido con las expectativas y 43% cree que ha sido “igual a lo esperado”. El 11% no estuvo seguro.

Comparados con los resultados de junio 2017, el renglón de mayor crecimiento fue en torno a que el desempeño de Méndez ha sido acorde con las expectativas. El año pasado, el 33% opinó de esa manera y ahora totaliza 43%.

Entre los afiliados al PNP, el 29% cree hoy que el desempeño de Méndez al frente de la Cámara ha sido superior a lo esperado, comparado con 19% que piensa que ha sido peor y 44% que ha sido justo lo que se esperaba de él.

Al otorgarle calificaciones por su gestión, el 32% opina que Méndez merece una “buena” nota de “A” (12%) o de “B” (20%). Un 23% le da una nota de “C” y 37% piensa que amerita una “mala” nota de “D” (18%) o de “F” (19%). El 8% no le dio una nota a Méndez por no estar seguro. El cuadro de las notas no fue muy diferente en La Encuesta de junio de 2017.

El 53% de los afiliados al PNP cree ahora que Méndez debe tener una nota de “A” o de “B”, el 23% le daría una “C”, mientras que el 18% le otorgaría “D” o de “F”.

Respecto a si el líder de la Cámara de Representantes tendrá oportunidad de cumplir sus promesas de campaña, el 53% cree que no le alcanzará el tiempo en lo que resta de cuatrienio, el 29% opina que tiene tiempo suficiente, el 11% piensa que dependerá de varios factores que están en y fuera de su control y 7% no está seguro.

Entre los afiliados a su colectividad, hay una opinión dividida sobre lo que Méndez podrá lograr en estos dos años que le faltan al mando de la Cámara de Representantes. Por un lado, el 44% dice que es tiempo suficiente para que mejore las cosas y cumpla sus promesas, pero un 39% dice que ya no podrá hacer mucho más.


💬Ver 0 comentarios