Las peleas de gallo fueron prohibidas en la isla por el Congreso en diciembre tras un intenso debate (semisquare-x3)
Las peleas de gallo fueron prohibidas en la isla por el Congreso en diciembre tras un intenso debate. (GFR Media)

Un grupo de legisladores del gobernante Partido Nuevo Progresista (PNP) viajaron hoy, miércoles, a Washington D.C. para continuar con su cometido de que Estados Unidos deje sin efecto la prohibición de las peleas de gallos en Puerto Rico impuesta por el Congreso.

El portavoz alterno de la delegación del PNP en la Cámara de Representantes, Urayoán Hernandez, así como Joel Franqui y José Peréz forman el grupo que se trasladó este miércoles a la capital estadounidense para defender esta industria que según se ha informado, genera anualmente $80 millones

"Desde el primer día hemos dado la batalla por esta industria, por sus trabajadores y no vamos a claudicar ahora", indicó Hernández en declaraciones escritas.

El legislador explicó que en Washington se reunirá con varios congresistas, "con el propósito de enfatizar la urgencia de que se revierta la nefasta decisión de prohibir las peleas de gallo en Puerto Rico".

"Vamos a seguir impulsando legislación a esos fines. El esfuerzo continúa", afirmó Hernández, legislador por el Distrito #26, que comprende los municipios de Orocovis, Barranquitas, Villalba y Coamo, todos en la zona central de la isla.

Se calcula que 27,000 familias puertorriqueñas viven de la industria de las peleas de gallos, lo que provocaría que queden sin empleo tras la decisión del Congreso estadounidense de prohibir las mismas para el 19 de diciembre de este año.

"Miles de ciudadanos americanos en Puerto Rico dependen de esta industria para sus empleos, además de cientos de pequeños negocios que se nutren del movimiento económico generado por este deporte. Cualquier prohibición será nefasta y devastadora para la isla y más ahora, entrando a un proceso de recuperación que tardará mas de 10 años en terminar", añadió Hernández.

En diciembre de 2017, el legislador estadista envió una carta al portavoz de la Cámara federal, Paul Ryan, en la cual enfatizó que desde la devastación del huracán María, la industria de gallos en la isla, ha tenido un robusto despuntar.

Por ello, según dijo, Puerto Rico no puede darse el lujo de perder esta fuente de ingresos, de trabajos, de cultura y menos en estos momentos cruciales para la recuperación del pueblo.

Ante la defensa de la industria, el 29 de enero pasado cientos de personas marcharon en San Juan en protesta a la aprobación por el Congreso estadounidense de la Ley Agrícola federal, mejor conocida como "Farm Bill", que establece el fin de las peleas de gallos en Puerto Rico a partir de 2020.


💬Ver 0 comentarios