En un mensaje a Puerto Rico, el gobernador convocó a la Legislatura a una sesión extraordinaria para tratar de evitar un "caos de litigios" con la Junta de Supervisión Fiscal.

La Cámara de Representantes y el Senado darán inicio esta tarde a los trabajos de la sesión extraordinaria convocada ayer por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares en un nuevo intento por conseguir la derogación de la Ley 80 contra el Despido Injustificado.

Sin embargo, las posibilidades de que esto se concrete se han puesto en duda ya que no se prevé que se reporten al Capitolio suficientes legisladores para aprobar las medidas que propuso el mandatario.

 A través de un mensaje televisado de menos de 10 minutos de duración, el primer ejecutivo anunció ayer que insistirá en la derogación del estatuto que ofrece beneficios a los empleados del sector privado en casos de despidos injustificados para poder cumplir con un acuerdo firmado con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) como parte del proceso de negociación del presupuesto para el año fiscal que comenzó el domingo.

  “El sábado concluyó la sesión ordinaria de la Legislatura, sin poder cumplir con el acuerdo al que habíamos llegado con la Junta. Lamentablemente, la Junta ha certificado un nuevo Plan Fiscal, con un presupuesto que contiene mayores recortes a lo previsto, afectando que se pueda cumplir con el pago del bono de navidad y poniendo en riesgo otros beneficios para los trabajadores (del sector público), los pensionados y fondos para servicios esenciales”, expresó Rosselló Nevares.

Ayer en la mañana, el gobernador firmó el presupuesto aprobado la semana pasada por la Asamblea Legislativa, que asciende a $8,709 millones. Mientras, la versión del organismo federal asciende a $8,757 millones. Aunque la propuesta de ingresos y gastos de la JSF es mayor, impone recortes adicionales en ciertas partidas ya que no se derogó el estatuto laboral.

Orden Ejecutiva del gobernador a la Asamblea Legislativa by El Nuevo Día on Scribd

“El rechazo al acuerdo con la Junta nos coloca en el camino del caos de litigios y controversias congresionales que solo nos pueden hundir en la recesión y en la pérdida de empleos”, expresó el gobernador.

La Asamblea Legislativa discutió en el último mes varias piezas legislativas para derogar la Ley 80, pero el mandatario respaldó la versión aprobada por la Cámara de Representantes con las enmiendas presentadas por el senador Miguel Romero. Este propuso enmendar la Ley 100 contra el Discrimen en el Empleo para establecer una serie de pagos fijos en casos en que se pruebe judicialmente que un patrono despidió a un trabajador por alguna de las causas detalladas en la ley.

Anoche no fue posible contactar a Romero. El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, indicó en una entrevista radial (NotiUno) que está de viaje.

Además de la derogación de la Ley 80, Rosselló Nevares incluyó en la convocatoria para la sesión extraordinaria otros tres proyectos para crear un nuevo modelo contributivo -el cual se comenzó a discutir en la sesión ordinaria-, para establecer planes de pago para que los municipios cubran sus deudas con corporaciones públicas y agencias de gobierno, así como otro para aumentar los beneficios por desempleo para individuos. Estos últimos dos, así como la derogación de la Ley 80, serán proyectos nuevos que serían radicados hoy.

 Minutos después que el gobernador ofreciera su mensaje, tanto el presidente cameral, Carlos “Johnny” Méndez, como el presidente del Senado alertaron que múltiples legisladores ya había anunciado que estarán fuera del país en el mes de julio.

La sesión ordinaria terminó el 30 de junio y la próxima sesión ordinaria inicia en agosto.

 “Estaremos convocando a los compañeros y compañeras para cumplir con nuestro deber constitucional y, de tener el quorum necesario, abriremos los trabajos de la sesión extraordinaria”, indicó Méndez en declaraciones escritas.

Por su parte, Rivera Schatz no estuvo disponible ayer para entrevista con este diario. No obstante, en expresiones a medios radiales y de televisión criticó que el gobernador insista en la derogación de la Ley 80, una medida que no tiene el apoyo del Senado.

“El gobernador tenía información, tanto de la Cámara como del Senado, de que hay legisladores de viaje. No debió provocar una controversia innecesaria (con esta convocatoria). En ese ánimo de poca comunicación, de falta de información, él interpreta que va a aprobar con poco tiempo algo que ya ha sido derrotado”, sostuvo Rivera Schatz en entrevista radial, donde además lamentó no haber sido notificado de antemano sobre la sesión extraordinaria.

Legisladores de las minorías parlamentarias criticaron la convocatoria y la postura del gobernador, pues aseguran que se está doblegando ante la JSF.

El senador independentista Juan Dalmau, criticó que aún no se han presentado estudios económicos que respalden la derogación del estatuto.

“El gobernador renunció a gobernar para los puertorriqueños. Entre ser gobernador de los puertorriqueños o el gobernador de la Junta, con su mensaje anuncia que es el gobernador de la Junta. Insistir en derogar la Ley 80 quitando derechos a cientos de miles de empleados privados por capricho de la Junta, es darle la espalda al pueblo”, expresó Dalmau.

Asimismo, el portavoz de la minoría popular en la Cámara baja, Rafael “Tatito” Hernández, sostuvo que la agenda de trabajo para la sesión extraordinaria deja en evidencia “el ataque al pueblo trabajador”.

“El gobernador habla de dos caminos. Pues él, en vez de defender al pueblo, él pone todo el peso sobre los trabajadores y con su legislación está llevando un mensaje claro y contundente de que su política pública es de despidos”, expresó Hernández.


💬Ver 0 comentarios