(semisquare-x3)
Juan Zaragoza, José Santiago, Carlos Delgado Altieri, Eduardo Bhatia y Roberto Prats. (Vanessa Serra Díaz)

Los cinco aspirantes confesos a la gobernación por el Partido Popular Democrático (PPD) se presentaron y expusieron sus principales ideas políticas ante los militantes de la colectividad que participaban esta tarde en la convención que celebran en un hotel de Río Grande.

Cada uno de los precandidatos tuvo quince minutos en exponer sus ideas. Se suponía que luego de la primera exposición tuvieran un periodo adicional de tres minutos para contrarrestar o contestar lo que dijeran sus contrincantes, pero esto se cortó de la agenda, en parte porque los exponentes se excedieron en el tiempo. La otra regla básica de la iniciativa era evitar abucheos.

“Solo se permiten aplausos”, dijo uno de los organizadores por el micrófono.

El primero en exponer sus ideas fue el exsecretario de Hacienda, Juan Zaragoza, quien se presentó como una persona que nació en una cuna humilde hasta convertirse en un empresario y en uno de los principales funcionarios de la pasada administración gubernamental.

Zaragoza se mostró comprensivo del rechazo inicial que tuvo su candidatura por tratarse de una persona que no ha estado ligada a las estructuras del partido.

Se describió como una persona honesta, experimentada, conocedora de asuntos gubernamentales. Retó la idea de muchos en el PPD de que el status no es uno de los principales problemas de la isla y resaltó que para sacar a Puerto Rico de la quiebra se necesita una reestructuración gubernamental que causará molestias en muchos.

“La única forma de bregar con la Junta (de Supervisión Fiscal) es nosotros haciendo el trabajo bien. Para eso tenemos que definir los servicios esenciales y eso a algunos de ustedes no les va a gustar porque habrá agencias y programas que no serán catalogadas como servicios esenciales”, dijo Zaragoza.

El segundo turno le correspondió al alcalde de Comerío, José A. Santiago, quien también se describió como una persona de orígenes humildes, como un experimentado militante del PPD y como un administrador “probado” al alegar que el ayuntamiento que dirige no carga con deficiencias presupuestarias.

En su mensaje expresó que su intención es detener el inversionismo político porque “no podemos tener campañas que cuestan muchos millones de dólares que donan unos poquitos que luego te pasan una factura y no te dejan gobernar”.

El otro punto clave que quiere descentralizar los servicios que ofrecen el gobierno estatal. Indicó, por ejemplo, que los servicios de seguridad y recreación y deportes lo pueden llevar a cabo de manera más eficiente los ayuntamientos.

El tercer turno fue del alcalde de Isabela y secretario general del PPD, Carlos “Charlie” Delgado Altieri. Él apeló a la cercanía que tenía con el fenecido presidente de la colectividad Héctor Ferrer y en las dos ocasiones en las que ha dicho presente para liderar los procesos de reorganización de partido.

Delgado Altieri habló de cohesión en el partido, de enfocarse en la justicia social, de limitar el inversionismo político y de rexaminar la relación política entre EE.UU. y Puerto Rico.

“La relación ha sufrido grandes golpes. No podemos tapar el cielo con las manos. Tenemos que entender esa realidad y enfrentar al Congreso de EE.UU.”, dijo Delgado Altieri.

El senador Eduardo Bhatia Gautier, por su parte, se enfocó en el problema de la desigualdad social y la falta de oportunidades de desarrollo de las personas en Puerto Rico, en especial si provienen de hogares con escasos recursos económicos.

Indicó que esta misma situación, en la que los niños pobres tenían menos probabilidad de desarrollo que los ricos, existía en el 1938, cuando se fundó el Partido Popular Democrático, y se repite hoy día tras más de una década de crisis económica.

Bhatia se presentó como un militante sacrificado por su colectividad. Resaltó, por ejemplo, que, en el 2004, cuando le pidieron aspirar por segunda ocasión a la alcaldía de San Juan, sabía que no podía prevalecer pero que su candidatura ayudaría al PPD a prevalecer en la carrera por la gobernación.

Sobre el tema del status, indicó que la lucha se debe enfocar en sacar a Puerto Rico de la cláusula territorial, de modo que la isla no sea más una mera propiedad de los Estados Unidos. No precisó, sin embargo, como se podría alcanzar esa meta.

Finalmente, el exsenador Roberto Prats Palerm en su turno se cantó como un abogado que proviene de una cuna humilde. Mencionó como aspiraciones la creación de empleos, una mejoría en la inversión de capital y regresar al crecimiento económico. No precisó, sin embargo, como esto se llevaría a cabo.

Prats Palerm concentró una buena parte de su mensaje en criticar las posturas o las decisiones de política pública encaminadas por la administración de Ricardo Rosselló Nevares.

“No puede haber dinero para vehículos blindados y no tener dinero para los “rape kits” de las víctimas de delitos de género”, dijo Prats Palerm.


💬Ver 0 comentarios