(horizontal-x3)
El presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, expresó ayer que “hay bastantes” representantes que evitarían la aprobación del proyecto para derogar la Ley 80. (Teresa Canino )

El presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, reconoció ayer que la medida de administración que busca derogar la Ley 80 de Despido Injustificado no tiene los votos en ese cuerpo legislativo.

Sostuvo, además, que le preocupa que se dé paso al proyecto enmendado que aprobó el Senado, porque incumple el acuerdo entre La Fortaleza y la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), al establecer que la eliminación de la protección de la Ley 80 será prospectiva.

A principios de semana, más de 20 representantes novoprogresistas anunciaron su endoso por escrito al proyecto de administración tal y como fue radicado, pero todavía no hay los votos suficientes para aprobarlo. En la Cámara, se requieren 26 votos para aprobar un proyecto de ley.

“No he hecho todavía el conteo de cuántos son, pero hay bastantes que evitarían la aprobación del proyecto original”, dijo Méndez a periodistas en el Capitolio. “Lo que quiero es que tengamos la información completa para llegar a las mejores conclusiones”.

A la pregunta de si avalaría la versión del Senado, Méndez respondió que el país vive una “realidad”, y que la JSF ha advertido que las licencias de vacaciones y enfermedad, así como las pensiones de los empleados de gobierno y el bono de Navidad en los sectores público y privado estarían en juego si no se deroga la Ley 80.

“Me preocupa mucho que la Junta, que tiene un poder enorme sobre Puerto Rico, y eso es parte de ser colonia, nos imponga recortes mayores en el presupuesto… hay otras salvaguardas para que no se afecten los derechos de la mayoría de los trabajadores”, manifestó el líder cameral.

El lunes, la Cámara iniciará la discusión en vistas públicas del proyecto de la Ley 80 con la comparecencia del equipo económico del gobierno. También, están citados representantes de la JSF. Méndez indicó que espera que finalmente le evidencien el supuesto beneficio económico de la propuesta.

Por su parte, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, insistió en que las enmiendas al proyecto que aprobó ese cuerpo impedirían que un patrono utilice, como subterfugio, el carácter prospectivo para despedir empleados en masa o recontratarlos con menos derechos.

“No hay un dato específico que explique cómo mejora la economía. Se nos ha dicho que el Ejecutivo está haciendo un estudio, así que cuando lo tenga, que lo provea. ¿Cómo hacen un estudio ahora si se acordó hace algún tiempo derogar la Ley 80?”, cuestionó Rivera Schatz.


💬Ver 0 comentarios