Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Miguel Romero alegó que el representante Ángel Matos le
Miguel Romero alegó que el representante Ángel Matos le "tiró lodo". (GFR Media)


El senador novoprogresista Miguel Romero anunció hoy que demandará al representante popular Ángel Matos por difamación y libelo

La acción estará sustentada en la fallida querella ética que le radicó Matos a Romero por no haberse inhibido, como presidente de la Comisión de Gobierno, de la evaluación de una medida que afecta directamente a dos donantes suyos: el empresario Eduardo Ferrer Ramírez de Arellano y el abogado Pedro Rosario Urdaz.

La medida de la autoría del representante Eric Correa busca requerirle al Municipio de Carolina cumplir con un contrato que le permite al hotel Marriott, de Isla Vede, el uso de cinco cuerdas del Balneario de Carolina.

Entretanto, la querella en la que el popular le imputó fallas a Romero fue desestimada ayer por la Comisión de Ética del Senado porque supuestamente no tenía jurisdicción, ya que la queja no cumplía con los requisitos del reglamento de Ética del Senado. 

Romero, en entrevista radial (Radio Isla 1320), no aludió a las razones que dio la Comisión. Señaló que demandará a Matos por supuestamente haber hecho alegaciones falsas en su contra. 

Dijo que “voy a llegar hasta las últimas consecuencias”, por lo que llamó “una charlatanería de Ángel Matos”.  

“Yo creo que nosotros en la política, si queremos cambiar el debate, si queremos que las personas sean responsables cuando abren la boca..., pues mira sí, voy a tomar acciones legales contra él”, afirmó. 

El senador alegó que Matos lo acusó falsamente. “Tiró lodo contra la actuación de un funcionario cuando usted sabe que no es correcto”, afirmó.

Matos, por su parte, dijo que atenderá la demanda una vez llegue. De paso, se reafirmó en todos sus planteamientos contra el senador estadista.

“Se recibe la demanda y se atenderá”, destacó. 

El popular destacó que la Comisión de Ética nunca indicó que sus argumentos eran inválidos. 

“No se desestimó de inmediato. Tardaron cinco semanas y cuatro vistas para que se agarrara de la excusa más podre, que no me consta de propio y personal conocimiento”, señaló el representante, al responder que radicó una declaración jurada de los hechos pues tenía constancia de los mismos. 

Añadió, en declaraciones escritas que "luego de cinco semanas y cuatro vistas ejecutivas, la Comisión de Ética del Senado determinó no asumir jurisdicción sobre los hechos presentados en nuestra querella, y esa determinación es final e inapelable. Me reitero en los argumentos presentados, de que el senador Miguel Romero escondió ponencias, indujo a error a legisladores a la hora de emitir un voto, y benefició a donantes de su campaña con un informe totalmente amañado".

Matos pidió que se le dé “tiempo al tiempo”, ya que supuestamente no es la primera vez que una Comisión de Ética no atiende un asunto y las autoridades federales o estatales asumen jurisdicción. 

“Me sostengo que el comportamiento del senador es antiético… Legisló a favor de sus donantes”, puntualizó el legislador. 


💬Ver 0 comentarios