Neumann hizo el anuncio durante una conferencia de prensa. (horizontal-x3)
Neumann hizo el anuncio durante una conferencia de prensa. (Gerald López Cepero)

Ante las enormes discrepancias entre las cifras preliminares de muertes a causa del huracánMaría, el senador novoprogresista Henry Neumann radicó un proyecto de ley que uniformaría la manera en que se contabilizan las muertes causadas por desastres naturales. 

El proyecto ordena a la Junta de Licenciamiento y Disciplina de Médicos sancionar a cualquier doctor que falle en llenar lo que se conoce como el encasillado 25 del registro de defunción. En ese encasillado, el médico tiene la obligación de anotar cualquier circunstancia que haya provocado la muerte de la persona. 

La sanción específica al galeno no está incluida en el proyecto de ley. Neumann dijo que dejaba eso en manos de la junta, aunque indicó que favorecería castigos que fueran "lo suficientemente severos para que todo médico en Puerto Rico reconozca esa responsabilidad".

La causa de muerte, como puede ser un fallo respiratorio, aparecería en el encasillado 24 y en el 25 cualquier dato relevante, como podría ser que el ciudadano dependía de una máquina y no tenía energía eléctrica para operarla o que el ciudadano buscó ayuda médica, pero la clínica estaba cerrada a causa del desastre natural.

En una vista pública presidida por Neumann en enero, el presidente del Colegio de Médicos, Víctor Ramos, argumentó que el Registro Demográfico ha exhortado a los galenos a que solo se incluyan condiciones médicas en el certificado y que la ley orgánica de esta dependencia sostiene que cuando una persona muere en o antes de 24 horas de llegar a un hospital, a quien le tocaría llenar el certificado de defunción es al patólogo del Negociado de Ciencias Forenses (NCF).

"No hay forma y manera que ninguna organización o el gobierno con las herramientas que tiene pueda llegar a un número confiable", sostuvo Neumann en alusión a todas las cifras dispares de muertes a causa, directa o indirectamente, de María. En una vista pública en noviembre, trascendió que el Registro Demográfico solo contaba con tres certificados en que galenos habían vinculado la muerte de la persona a situaciones atribuibles al huracán.

"No existe un protocolo o un informe para llegar a una cifra exacta de muertes naturales", precisó Neumann.

El proyecto también dispone que todo certificado de defunción y sus correspondientes expedientes médicos tengan que ser examinados por el NCF durante el periodo que dure la emergencia.

La medida también ordena la creación de un comité compuesto por representación del Departamento de Seguridad Pública, el Departamento de Salud y el Instituto de Estadísticas que tendrían la responsabilidad única de divulgar la cifra oficial de muertes relacionadas a un desastre natural. Lo harían en informes a ser divulgados 45 días después del evento, 120 y 180 días, de ser necesario. 

Igualmente, la medida crear un centro de atención a víctimas dentro del NCF.


💬Ver 0 comentarios