En la foto, Omar Marrero, principal oficial financiero del gobierno, en conferencia de prensa desde La Fortaleza, el 16 de agosto de 2019. (Vanessa Serra Díaz)

El principal oficial financiero del gobierno, Omar Marrero, reconoció que a raíz de los escándalos de corrupción y, específicamente, del chat de Telegram, la credibilidad de Puerto Rico en la capital estadounidense está sumamente afectada, asunto que comenzarán a atender en las próximas semanas con una serie de visitas a la capital estadounidense.

Marrero, quien se expresó aliviado porque los principales responsables de la situación ya no están en el gobierno, admitió que probablemente los fondos federales estarán sujetos a controles adicionales que demoren el flujo de fondos en las iniciativas de reconstrucción. Ya el desembolso de estos fondos andaban con retrasos.  

“Esto nos complica el panorama y macula el trabajo que han hecho funcionarios públicos de todos niveles… Gracias a Dios ya no los tenemos en la administración porque le fallaron al pueblo de Puerto Rico”, dijo Marrero en una rueda de prensa al salir de La Fortaleza tras una reunión con la nueva gobernadora Wanda Vázquez Garced.

Cuando se le preguntó a Marrero sobre la permanencia en el gobierno de Ricardo Llerandi, quien todavía dirige la Compañía de Comercio y Exportación, y de Anthony Maceira, director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos, ambos participantes del chat de Telegram, el funcionario cambió el tono e indicó que ellos han hecho un trabajo encomiable y sostuvo que ya es hora de empezar a pasar la página y enfocarse en las cosas positivas que están haciendo.

“Ese tema está en el pasado. Estoy enfocado en hacer mi trabajo… Ese capítulo triste dejémoslo atrás… Celebremos la parte positiva. Los buenos somos más y queda mucho trabajo qué hacer y poco tiempo”, sostuvo Marrero.

Los problemas de credibilidad, a raíz de los escándalos de corrupción, se concretaron recientemente con el pedido de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) de controles adicionales en el manejo de los fondos sujetos a reembolsos por parte de la agencia estadounidense.

Del mismo modo, el Departamento de Vivienda estadounidense está implantando medidas adicionales de supervisión de los fondos del programa de desarrollo comunitario tras desastres (CDBG-DR) asignados a Puerto Rico con la designación de un monitor.

Pese a estas nuevas capas de burocracia en el manejo de fondos federales, Marrero aseguró que tienen canales de comunicación abiertos con la Casa Blanca y el Departamento del Tesoro federal y aseguró que muchos de los cuestionamientos provenientes de las agencias estadounidenses tienen contestaciones que serán provistas próximamente.

“Tenemos que triplicar esfuerzos, no solo duplicar, pero estamos dispuestos a ello”, sostuvo Marrero.

A inicios de julio, el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) arrestó por presunta corrupción a seis personas asociadas a la administración del ahora exgobernador Ricardo Rosselló Nevares, incluyendo a la exsecretaria de Educación, Julia Keleher, y a la exadministradora de Seguros de Salud, Ángela Ávila.

Del mismo modo, salieron del gobierno todos los contratistas o jefes de agencia vinculados al chat de Telegram en el que Rosselló Nevares y sus colaboradores compartían insultos, burlas y conspiraban actos que han sido descritos como posibles ilegalidades.

El 24 de julio, Rosselló Nevares anunció su renuncia efectiva el 2 de agosto. Tras una breve gobernación de Pedro Pierluisi, que fue declarada como ilegítima por el Tribunal Supremo de Puerto Rico, Vázquez asumió el mando del gobierno.


💬Ver 0 comentarios