La comisionada residente Jenniffer González escucha a Emmanuel Ortiz Nazario y a su familia sobre su experiencia luego del huracán María. (Twitter.com / Jenniffer González) (horizontal-x3)
La comisionada residente Jenniffer González escucha a Emmanuel Ortiz Nazario y a su familia sobre su experiencia luego del huracán María. (Twitter.com / Jenniffer González)

Washington - En momentos en que un tercio de la población de Puerto Rico sigue sin electricidad, 30 miembros del Congreso reclamaron hoy a la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) que cancele su determinación de suspender la entrega de alimentos y agua a damnificados del huracán María.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, el congresista demócrata boricua Darren Soto (Florida) y los senadores por Florida Marco Rubio, republicano, y Bill Nelson, demócrata, enviaron una carta al administrador de FEMA, Brock Long.

Los planes de FEMA son cancelar el suministro de agua y alimentos efectivo mañana, miércoles. Los suministros que le quedan serían entregados al gobierno de Puerto Rico.

"Es demasiado pronto para, sin previo aviso, suspender las entregas de alimentos y agua por parte de FEMA a decenas de miles de ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico que todavía están, desesperadamente, necesitados de estos suministros vitales. Al día de hoy, más de un tercio de los residentes de la isla todavía no cuentan con el servicio eléctrico y, en algunos lugares, todavía no cuentan con agua. Para muchos en Puerto Rico, la emergencia humanitaria está lejos de haber terminado. La decisión de FEMA de poner fin inmediatamente a la entrega de suministros básicos de sustento a nuestras personas más vulnerables es intemporal e irrazonable y debe ser revocada”, expresó la comisionada residente.

En la carta los legisladores advirtieron que “muchos ciudadanos americanos en Puerto Rico continúan enfrentando desafíos, algunos carecen de acceso a energía eléctrica o agua, 133 días después de que el huracán María devastó la isla”. También destacaron la emigración que ha generado la catástrofe provocada por el huracán, que todavía limita la transportación en la Isla.

Desde temprano, varios legisladores demócratas habían reaccionardo  con incredulidad a la decisión de la FEMA. “Eso es indignante”, dijo la congresista demócrata boricua Nydia Velázquez.

La decisión de FEMA se conoció horas antes del mensaje sobre el estado de la Unión del presidente Donald Trump.

Pero, legisladores federales consideran que en momentos en que un tercio de la población sigue sin electricidad, y cerca de 4% sin agua potable, el anuncio ofrece una falsa sensación de normalidad.

“Ha sido el apagón más largo en la historia de Estados Unidos. Si fuera en Florida habrían disturbios y senadores estarían en huelga de hambre”, sostuvo Soto.

En un mensaje en el hemiciclo del Senado, el senador Nelson exhortó a FEMA a revertir su decisión, “hasta que toda la Isla tenga acceso a agua potable y electricidad”.


💬Ver 0 comentarios