Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

WASHINGTON – El comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, apoyará las gestiones del Departamento de Justicia de Puerto Rico en reclamo de que el FBI comparta los nombres de los sospechosos del asesinato político del cubano Carlos Muñiz Varela, ocurrido hace 33 años.

“Voy a monitorear el asunto estrechamente. Si no responden como queremos, estoy en disposición de intervenir”, dijo ayer Pierluisi, en entrevista telefónica desde Puerto Rico, donde se encuentra esta semana debido a que el Congreso está en receso legislativo.

Pierluisi conversó ayer en la mañana con el secretario de Justicia de Puerto Rico, Guillermo Somoza, quien le confirmó su  intención de reclamar a las oficinas centrales del Negociado de Investigaciones Federales (FBI), en Washington D.C., los nombres de sospechosos que les fueron referidos por informantes desde un mes  después del asesinato de Muñiz Varela.

En momentos en que comenzaba a promover viajes del exilio cubano a La Habana, a través de la agencia Viajes Varadero, Muñiz Varela, de origen cubano, fue asesinado por un pistolero que le interceptó de carro a carro en una calle de Guaynabo el 28 de abril de 1979.

Documentos obtenidos por el Comité de Familiares y Amigos de Muñiz Varela – que están también en manos del Departamento de Justicia de Puerto Rico  - revelan que el FBI tuvo multiples confidencias sobre posibles autores del crimen, que bajo las leyes puertorriqueños no ha prescrito.

En los documentos, sin embargo, aparecen tachados los  nombres de los sospechosos y la oficina de San Juan del FBI le ha indicado al Departamento de Justicia de Puerto Rico que no desclasifican los detalles claves de la investigación por “seguridad nacional”.

Los informes hacen referencia a las actividades de la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU), que el FBI describió entonces como “cinco organizaciones terroristas anti-Castro”.

Después de 33 años, Pierluisi – quien fue secretario de Justicia y cuyo hermano José Jaime fue asesinado en medio de un ‘carjacking’ en 1994 – considera que el argumento de seguridad nacional es difícil de justificar. Confió en que por lo menos el FBI acceda permitir que oficiales del Departamento de Justicia conozcan, de manera confidencial, los nombres de sospechosos mencionados en memorandos federales.

“Me apena que ese caso no se haya podido esclarecer. Mi esperanza es que se acabe de procesar a quien sea. En estas cosas soy bien tajante. Lo viví con mi hermano”, agregó el comisionado Pierluisi.

 “El caso de Muñiz Varela retrata un capítulo muy triste en la historia de la inteligencia policial y las actividades de grupos de extrema derecha en Puerto Rico y Estados Unidos. La mejor manera de terminar con este capítulo es exigiendo que el FBI entregue esa información”, indicó, por su parte, Rafael Cox Alomar, candidato del Partido Popular Democrático (PPD) a comisionado residente.

Para el candidato del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Mercado, “los puertorriqueños tenemos la responsabilidad moral de reclamar a nuestra clase politica que exija que se aclaren los asesinatos de Carlos Muñiz Varela y (Santiago) Chagui Mari Pesquera”.

“Es un acto de justicia básico”, indicó Mercado, quien circuló un ‘twitter’ en torno a las revelaciones sobre el caso de Muñiz Varela.

 


💬Ver 0 comentarios