Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El comisionado residente de Puerto Rico en Washington D.C., Pedro Pierluisi, rechazó que las parejas del mismo sexo contraigan nupcias porque “el matrimonio debe seguir siendo la unión entre un hombre y una mujer”, al tiempo que aclaró que su postura no tiene base en la religión.

Pierluisi hizo el planteamiento al rechazar la oposición que han expresado algunos líderes de su Partido Nuevo Progresista a este tipo de matrimonio tenga fundamentos religiosos.

El también candidato a la reelección por el PNP respondió hoy las preguntas de periodistas al comentar las declaraciones que hizo el exgobernador Carlos Romero Barceló exhortando a los ciudadanos a abandonar la iglesia si un cura o pastor utiliza el púlpito para hablar de política partidista.

“Para algunos es un asunto religioso, pero ahí tiene que ver con las tradiciones, las costumbres de nuestro pueblo, de nuestra sociedad, nuestro ordenamiento jurídico. Así siempre ha sido. No es meramente una cuestión religiosa, para algunos lo es. En el gobierno esa no debe ser la motivación”, dijo Pierluisi respondiendo específicamente a la pregunta de si su oposición y la del gobernador Luis Fortuño a matrimonios del mismo sexo no viola la separación de Iglesia y Estado que poco antes habían defendido.

“Mi posición es que aquí, sí. El matrimonio debe seguir siendo la unión entre un hombre y una mujer”, declaró durante una actividad en la que presentó sus promesas para el próximo cuatrienio.

Sobre las expresiones de Romero Barceló, indicó que “yo creo que eso es una cuestión personal. Yo me identifico con algunos que se puedan sentir ofendidos cuando, ya sea un sacerdote o un pastor, empieza a hacer campaña política desde el púlpito. Y si se siente tan mal y se levanta y se va, tiene derecho a hacerlo, uno no está obligado”.

La Iglesia, agregó, “se debe concentrar en la cuestión dogmática, en el credo. La Iglesia tiene todo el derecho a expresarse sobre valores morales, posturas morales. De igual manera puede estar haciendo obra social, pero estar, por ejemplo, haciendo campaña sobre un estatus político… ¿Qué tiene que ver la Iglesia con el estatus político de Puerto Rico?”, cuestionó el Comisionado Residente.

“Yo hasta cierto punto entiendo a Romero, pero al igual que el Gobernador, no voy a estar haciendo una exhortación de esa índole porque yo respeto y cada cual atiende su necesidad espiritual a su manera”, agregó el Político del PNP.

De forma separada, el Gobernador expresó que “siempre hemos creído que debe haber una separación entre Iglesia y Estado. Puede haber una cooperación entre Iglesia y Estado, pero debe haber una separación. Específicamente debe haber una separación entre lo que es la política y lo que es la Iglesia”.

"Yo entiendo que los políticos no nos debemos meter en las iglesias ni los líderes religiosos se deben meter en la política. Yo confío que eso es lo que va a suceder. Sé que ha habidoalgunos incidentes, desgraciadamente, en las pasadas semanas que han levantado una preocupación entre algunos. Yo confío que esos incidentes van a ser excepciones y que no vamos a ver líderes religiosos metidos en la política ni políticos metidos en la vida religiosa”, sostuvo el mandatario.

Tanto Fortuño como Pierluisi rechazaron, además, que la utilización de las instalaciones del Capitolio para el tradicional “Día de Clamor a Dios”, viole su defendida separación de Iglesia y Estado.

“Aunque yo no estuve, entiendo que ahí no se hace política. Sí, van figuras políticas y líderes políticos, pero es una actividad religiosa”, alegó Pierluisi.

“Frente al Capitolio va todo tipo de grupo y deben tener el derecho a expresarse. Una cosa es expresarse en un lugar público y otra cosa son expresiones políticas”, declaró por su parte Fortuño, candidato a la reelección, tras defender la celebración de la actividad religiosa en la instalación gubernamental.


💬Ver 0 comentarios