(semisquare-x3)
Jenniffer González y Nydia Velázquez. (GFR Media)

Los populares y los penepés se han metido de lleno en la pugna entre la congresista demócrata Nydia Velázquez y la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, en torno al giro político que cobró la sesión pública del pasado viernes del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE.UU..

El Partido Popular Democrático (PPD) hizo hoy un llamamiento a favor de defender a Velázquez, luego de que el caucus del Partido Nuevo Progresista (PNP) de la Cámara de Representantes indicara que escribirá a la speaker Nancy Pelosi para denunciar que la congresista pueda presentar una querella ética en contra de la comisionada González por su mensaje en el evento.

“Hemos sido testigos de cómo en una forma desordenada y apoyada por políticos a sueldo, la comisionada residente contribuyó al desorden, sin otra consideración que no fuese la de satisfacer agendas incidentales que solo aportaron a desviar la atención de los verdaderos problemas que enfrenta el país en su misión de recuperación”, indicó el PPD, en una declaración.

Para la dirección del PPD, “fueron más las aportaciones de ciudadanos particulares a la discusión y entendimiento de la problemática que sufre el país, que los comentarios de la comisionada y los gritos e interrupciones de las turbas. La indignación de la congresista Nydia Velázquez es entendible y digna de respeto”.

Luego de que partidarios de la estadidad abuchearan a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, y al representante del PPD Luis Vega Ramos, particularmente, la comisionada González cerró el evento con un mensaje de pie en el que después de agradecer la colaboración de los congresistas con la Isla, defendió la propuesta de convertir a Puerto Rico en un estado de EE.UU.

A Velázquez – quien regresó a Nueva York al otro día -, le pareció que González se excedió en el tono político. Por tratarse de un viaje oficial de miembros del Comité de Recursos Naturales, Velázquez piensa que González puede haber violado las normas del Congreso.

González ha exhortado a Velázquez a que le presente la querella pues eso le abriría la puerta para hacer sus propios señalamientos.

“A mí nadie me va a acallar el defender la igualdad y la estadidad para Puerto Rico. Ni ella ni nadie me va a acallar mi discurso de igualdad”, dijo González.

Mientras, el caucus cameral del PNP afirmó que “lo que sucedió este pasado viernes no fue otra cosa que un burdo intento de censurar alos estadistas”. No hubo mención del comportamiento de los estadistas que abuchearon a ponentes, y a los que el propio presidente del Comité de Recursos Naturales, el demócrata Raúl Grijalva (Arizona), les pidió que tuvieran “algo de cortesía”.

La congresista Velázquez no ha querido volver a hacer comentarios sobre la sesión pública y ayer se limitó a decir que sigue dedicada a ayudar a Puerto Rico a recuperarse de los graves daños causados por el huracán María.

Como telón de fondo está la posición de Velázquez de que la baja participación en el plebiscito de junio de 2017 no permite echar hacia delante una propuesta de estadidad. Con Velázquez han coincidido los presidentes de los comités del Congreso con jurisdicción sobre el status político de Puerto Rico – el demócrata Grijalva y la senadora republicana Lisa Murkowski (Alaska) – presidenta del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado estadounidense.

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares, la comisionada González y el caucus del PNP en la Cámara baja cuestionan que Velázquez y Grijalva apoyen la estadidad para Washington D.C., pero no para Puerto Rico.

Velázquez ha insistido en que contrario a Puerto Rico nadie duda en Washington que los residentes de la capital estadounidense apoyan que su jurisdicción se convierta en el estado 51 de EE.UU..

Desde antes de llegar a Puerto Rico, la sesión pública había causado escepticismo entre los republicanos del Comité.

El republicano Rob Bishop (Utah) y la comisionada González temían que la sesión pública, que tuvo lugar en el Coliseo Roberto Clemente de San Juan, se convirtiera en un foro en favor de la alcaldesa Cruz, quien el viernes anunciará si aspira a gobernadora o la comisaría residente en Washington.

Grijalva tuvo la intención de sentar en la mesa presidencial a Cruz, pero ante la oposición de Bishop y González, la alcaldesa ofreció un mensaje de bienvenida desde el área en que estuvieron sentados los ponentes y el público que presenció la sesión.

Para Grijalva, la alcaldesa actuó con juicio, pero reconoció que todo el evento estuvo matizado por el temor de las partes de que haya habido maquinaciones para tratar de dominar el evento o traer público, como lograron los estadistas, para avivar su causa.


💬Ver 0 comentarios