Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ante la crisis fiscal que atraviesa la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), el representante Jorge Navarro, portavoz de la minoría novoprogresista en la Comisión cameral de Asuntos del Consumidor, anunció este jueves que presentará un proyecto de ley para suspender durante un periodo de seis meses todos los subsidios y tarifas especiales de servicio eléctrico, excepto aquellas necesarias para sustentar la vida. 

Navarro explicó que la medida busca que tales subvenciones se suspendan mientras la Legislatura crea una comisión especial para evaluar cuáles subsidios deben eliminarse o mantenerse.

Según el representante, su proyecto responde a la crisis fiscal y financiera que atraviesa la AEE, situación que ha puesto en duda la capacidad de la corporación pública de adquirir el combustible necesario para mantener sus plantas generatrices operando.

“Por años se ha señalado que los subsidios, créditos y tarifas preferenciales de Energía Eléctrica tienen el efecto inevitable de vulnerar las finanzas de la AEE. La multiplicidad de subsidios no sólo tiene el efecto de encarecer el costo de la luz, sino debilita la estabilidad financiera de la corporación pública. Esta situación tiene al borde de la quiebra a la corporación pública, por lo que tenemos que actuar”, expresó.

Navarro añadió que “nos parece inaceptable que la supuesta reforma energética que la presente administración aprobó esta semana no reduce el costo de los subsidios”.

El representante detalló en comunicado de prensa que, durante el pasado año fiscal, la corporación pública concedió créditos y subsidios que sobrepasaron los $80 millones.

Precisó que, en total, unos 484,227 de los más de 1.5 millones de clientes de la AEE recibieron alguna de estas ayudas. La partida mayor de este grupo fue el subsidio residencial de combustible, con $29.2 millones. Siguen en la lista los siguientes subsidios: residenciales públicos ($15.4 millones); clientes industriales ($10.1 millones); hoteles ($9.6 millones); subvención del servicio de irrigación ($5.6 millones); y equipos de preservación de vida ($5.1 millones), entre otros.

Además, el 30 de junio de 2013 se aprobó la Ley 50-2013, estatuto que otorgó una tarifa preferencial por el consumo de energía eléctrica a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA). Se estima que la tarifa preferencial le costará al menos $37.5 millones a la AEE.

“El pueblo clama por un alivio al alto costo de la luz, pero, si no atendemos el problema de los subsidios, los abonados de la AEE siempre estarán pagando de más. Nuestro proyecto propone un plan de acción sensato que no sólo atiende la crisis financiera de la AEE a corto plazo, sino también provee un espacio razonable para evaluar con detenimiento los subsidios, créditos y tarifas especiales que realmente debemos mantener prospectivamente”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios