Jenniffer González, Iván Rodríguez y el exgobernador Pedro Rosselló posan junto al
Jenniffer González, Iván Rodríguez y el exgobernador Pedro Rosselló posan junto al "whip" de la mayoría republicana en la Cámara baja federal, Steve Scalise. (Suministrada)

Washington - Con ocasión del Juego de Estrellas del béisbol de las Grandes Ligas y como representante del gobierno de Ricardo Rosselló Nevares, el expelotero Iván "Pudge" Rodríguez acudió hoy al Congreso a impulsar la propuesta de convertir a Puerto Rico en el estado 51 de EE.UU.

Mientras Rodríguez y la Comisión de Igualdad hablaban a miembros del Congreso, el presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer, advertía a legisladores federales, en reuniones independientes, que es un engaño el argumento del gobierno de Puerto Rico de que la estadidad ha tenido en recientes plebiscitos el apoyo de la Isla.

Un año después de creada la Comisión de Igualdad, Rodríguez se entrevistó – junto a la comisionada residente en Washington, Jenniffer González-, con el número tres de la mayoría republicana, Steve Scalise (Luisiana), el presidente del Comité de Recursos Naturales, el republicano Rob Bishop (Utah), y el también republicano Raúl Labrador (Idaho).

Por lo menos Scalise y Bishop son fanáticos del béisbol. 

Rodríguez, miembro del Salón de la Fama del béisbol de las Grandes Ligas de EE.UU., les firmó bolas de béisbol en las que escribió ‘díle sí a la estadidad’. El martes, el béisbol de las Grandes Ligas celebró el Juego de Estrellas, que reunió a seis representantes del equipo nacional de Puerto Rico.

Puede ser la primera vez que Rodríguez va al Congreso a hacer campaña por la estadidad desde que el gobernador Rosselló Nevares estableció la Comisión de Igualdad.

Junto a él estuvieron, la comisionada González y el presidente de la Comisión de Igualdad, el exgobernador Pedro Rosselló González, según un comunicado de prensa. Como una sesión con funcionarios del Congreso que hubo el martes, al parecer los medios de comunicación no fueron convocados a cubrir el evento.

“La estadidad para Puerto Rico es un asunto de derechos civiles, y debe ser tratado como tal”, indicó Rosselló González, quien mantiene una querella contra el gobierno de Estados Unidos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a la que esta semana la pidió una audiencia durante su próximo período de sesiones, previsto para octubre en Colorado.

Mientras, el abogado estadista Gregorio Igartúa – quien tiene otra querella ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos-, dijo que también había solicitado una audiencia pública para revisar su denuncia.

Por su parte, el exrepresentante Ferrer anunció esta tarde que tuvo seis reuniones en el Congreso con republicanos y demócratas, para acentuar que el gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP), la comisionada González y la Comisión de Igualdad engañan a legisladores federales haciéndoles creer que el 97 por ciento de los puertorriqueños respalda la estadidad.

Indicó que ha advertido que en medio de un boicot de la oposición, la participación electoral en el plebiscito del 11 de junio de 2017 que fundamenta el proyecto pro estadidad de la comisionada González se quedó en 23 por ciento.

“El proyecto (de la comisionada) tiene muy poca probabilidad, pero el gobierno utiliza los fondos del pueblo para empujar la estadidad”, dijo Ferrer, al indicar que la propia Comisión de Igualdad reconoce en su informe a la Legislatura de Puerto Rico que no encuentra eco suficiente en los medios de comunicación de EE.UU. el argumento de que Puerto Rico votó en 2012 y 2017 por la estadidad.

Ferrer ha advertido, además, que el gobierno del PNP quiere ahora convertir a Puerto Rico en un territorio incorporado, lo que significaría comenzar a pagar contribuciones federales sin los derechos políticos.

Pero, Ferrer coincide con abogados consultados por El Nuevo Día en que tal y como está redactado el proyecto de la comisionada González se limitaría a crear un Grupo de Trabajo del Congreso para que examine los cambios que se necesita hacer a leyes de EE.UU. para admitir a la Isla como estado 51.

La comisionada González ha insistido en que la intención de su proyecto es incorporar a Puerto Rico como territorio – lo que se considera una promesa de estadidad-, tan pronto sea aprobado. Abogados de distintas ideologías opinan que como está redactado solo ordenaría el estudio del Grupo de Trabajo del Congreso, y que la incorporación, como la admisión, dependería de aprobar en otra ley las recomendaciones de ese comité de nueve legisladores federales.

Bajo el territorio incorporado, los residentes de Puerto Rico tendrían que comenzar a pagar contribuciones sobre ingresos, sin tener aún los derechos políticos de votar por el presidente y elegir miembros al Congreso. La legislación persigue que la transición permita flexibilidad.

Como parte de sus reuniones en Washington, Ferrer dijo que también tuvo entrevistas con medios de comunicación de EE.UU.


💬Ver 0 comentarios