Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El gobernador entrante Alejandro García Padilla reconoció ayer que la demanda incoada por el Departamento de Justicia federal contra la Policía de Puerto Rico podría ser desestimada.

García Padilla recordó que hace solo unos días estuvo en Washington y aprovechó la ocasión para reunirse con el director y con funcionarios de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia federal.

“Ellos nos pusieron sobre aviso sobre la demanda y nos dijeron incluso el día en que sería presentada. Además, se comprometieron con nosotros a presentar –con la demanda y el acuerdo– una moción de paralización de los procesos porque somos nosotros los que vamos a tener que implantar ese acuerdo”, destacó el aún senador por el Partido Popular Democrático. 

Explicó que dicha moción implica que el propio demandante está de acuerdo en que el tribunal no actúe sobre la demanda hasta que llegue abril y su designado secretario de Justicia, Luis Sánchez Betances, evalúe y pueda “negociar cada uno de los elementos de ese acuerdo que tengan necesidad de ser evaluados”. Fue contundente en decir que sí podrá cumplir con las exigencias de Justicia federal.  

La demanda de esta agencia surge luego de que gobierno actual no pusiera en vigor reformas significativas que le señalaron en septiembre pasado para combatir el abuso policial que violentaba los derechos civiles. 

De paso, García Padilla advirtió que la contratación hasta marzo próximo del superintendente de la Policía, Héctor Pesquera,  no es una camisa de fuerza para dejarlo en el puesto. 

“Estoy evaluando a todos los funcionarios de este gobierno. A todos”, dijo.

“Si un funcionario permanece en su puesto no va a ser por virtud de ese contrato. Ese contrato, a mi juicio, no tiene valor jurídico alguno”, agregó. 

A modo de ejemplo, dijo que es improcedente que una posición del Gabinete se adjudique por un contrato con una cantidad definida de años. “Eso no es válido. La posición de superintendente (de la Policía) es una de libre remoción. Si el gobernador le quita la confianza el 2 de enero, el 2 de enero tiene que abandonar la posición”, aclaró García Padilla. 

Sin embargo, precisó que ese criterio no será  el que utilizará para evaluar a Pesquera, sino su desempeño para combatir la criminalidad. 

“La seguridad del país en las calles y el informe del Departamento de Justicia federal inciden sobre eso porque las calles son inseguras en la medida en que la Policía no combate adecuadamente el crimen. Pero también son inseguras en la medida en que la Policía no le respeta los derechos civiles a los ciudadanos”, dijo el gobernador electo. 

Con eso en mente evaluará a Pesquera, sentenció.

Este diario intentó conseguir una reacción del superintendente de la Policía sobre la demanda federal contra ese cuerpo, pero Michelle Franco, portavoz de prensa de la Uniformada, indicó que “por el momento” Pesquera no emitiría comentario alguno en torno a este tema.


💬Ver 0 comentarios