Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

senadores Eduardo Bhatia, Miguel Pereira y José Vargas Vidot (horizontal-x3)
Eduardo Bhatia, José Vargas Vidot y Miguel Pereira señalaron que desde el 2013, unas 950 personas han muerto por sobredosis en la Isla. (Especial Ingrid Torres)

En un nuevo intento por establecer una política pública para atender a una persona que esté atravesando una crisis por sobredosis de drogas, los senadores Eduardo Bhatia y Miguel Pereira, junto al senador independiente José Vargas Vidot, sometieron el Proyecto del Senado 341 dirigido a formalizar las protecciones para esta población.

“Volvemos a una segunda vuelta por el interés humano de salvar vidas. Este proyecto atiende un problema médico con una visión salubrista”, expresó Bhatia, senador del Partido Popular Democrático.

En síntesis, la medida busca que dependencias gubernamentales de primera respuesta como la Policía, Emergencias Médicas, y organizaciones comunitarias tengan disponibles “kits” del medicamento “naloxona” para que sea suministrado -por personal debidamente adiestrado- en aquellas personas que enfrentan una sobredosis, lo que podría implicar su muerte.

El medicamento, explicó Vargas Vidot, es de inhalación y tiene el efecto de contrarrestar los efectos de la sobredosis. Es decir, revierte la depresión severa del sistema nervioso central y de la respiración involuntaria provocados por los narcóticos sin que haya ningún efecto secundario adverso.

“De hecho, se utiliza en pediatría y en los centros neonatales para estimular la respiración del neonato que viene con depresión respiratoria”, sostuvo Vargas Vidot, quien agregó que confía en que esta nueva sesión tenga el ánimo “amoroso y solidario de poder aprobar una legislación que ciertamente puede llamarse salubrista”.

Se estima que desde el 2013, unas 950 personas han muerto por sobredosis en la Isla. Además, unas 180,000 personas tienen problemas severos de adicción y un 60% de éstas son usuarias de drogas inyectables.

“Las estadísticas compelen que todo el mundo se una en esto. De lo que se trata aquí es de una expresión de afecto que debemos tener todos unos por otros”, señaló Pereira.    

Los senadores no tuvieron un estimado preciso de la inversión que tendría que hacer el estado para poner en vigor la medida si llega a ser aprobada. Pero, indicaron en que el costo del “kit” no sobrepasa los $5, aunque se trata de devolver la posibilidad de vida a una persona.

Actualmente, 28 estados de la nación americana tienen políticas similares adoptadas con el medicamento “naloxona”, incluyendo Nueva York y Los Ángeles. En la Isla, se utiliza pero únicamente en instituciones médicas o salubristas con licencias para su suministro.

“Somos parte del sufrimiento que implica cuando uno ve a una persona morir en las calles a raíz de una sobredosis y no tener la oportunidad de poder salvarle la vida con un medicamento tan sencillo, barato y fácil de aplicar pero, hasta este momento, prohibido y hasta demonizado”, sostuvo Vargas Vidot al referirse al trabajo salubrista que continúa realizando en las calles a través de Iniciativa Comunitaria.

Bhatia sometió el mismo proyecto durante la pasada Asamblea Legislativa. En aquel entonces, pasó el cedazo del Senado, cuerpo que él presidía, pero nunca fue considerado por la Cámara de Representantes.

Entonces, homólogos del Partido Nuevo Progresista (PNP) se unieron al reclamo, como fue el caso de Margarita Nolasco, Larry Seilhamer, Itzamar Peña, Carmelo Ríos y José Pérez Rosa. La nueva medida es exactamente la misma.

“En Puerto Rico tenemos que hacer un pacto con la vida, un pacto con la humanidad, un pacto con esperanza. Esta medida no ha cambiado porque fue tan bien escrita, porque fue tan bien estudiada, porque tiene tanta vigencia que cambiarla sería un asunto de mero ego estético y no estamos para eso”, reafirmó Vargas Vidot.


💬Ver 0 comentarios