Jaime Benítez (centro) internacionalizó la UPR, atrayendo a educadores prominentes de Latinoamérica y España. (horizontal-x3)
Jaime Benítez (centro) internacionalizó la UPR, atrayendo a educadores prominentes de Latinoamérica y España. (André Kang)

Washington - Convocados por la organización Aspira, un grupo de educadores y personalidades puertorriqueñas participaron ayer de una conferencia en el Congreso sobre el legado de Jaime Benítez, ex rector, primer presidente de la Universidad de Puerto Rico y comisionado residente en Washington entre 1973 y 1976.

“En un momento tan difícil tenemos que volver a pensar en quienes fueron las mentes que le dieron sentido a nuestro país”, indicó su hija, la doctora Margarita Benítez, quien fue rectora del Recinto Universitario de Cayey y quien regresó a Puerto Rico recientemente para presidir la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

La conferencia coincidió con el 110 aniversario del natalicio de Jaime Benítez, quien nació el 29 de octubre de 1908 y falleció en 2001. 

En momentos en que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) a cargo de las finanzas públicas impulsa fuertes recortes en el presupuesto y ordena aumentos en el costo de la educación en la UPR, Benítez afirmó que su padre – quien además presidió la comisión que redactó la carta de derechos de la Constitución de Puerto Rico-, hubiese declarado una oposición vigorosa.

“Mi padre creía en la educación pública como una de las grandes inversiones que los países tenían que hacer. También creía en demostrar y convencer al país de que la universidad es un gran instrumento de justicia social y desarrollo económico. No estoy seguro de que ese es el mensaje que hemos estado enviando”, dijo Benítez.

Consideró que el influyente dirigente universitario - quien se enfrentó al entonces gobernador Luis Muñoz Marín en defensa de la UPR-, si le tocase ahora lidiar con una junta fiscal que reduce el presupuesto de la institución universitaria, hubiese buscado educar a sus miembros sobre lo que representa la principal institución universitaria de Puerto Rico, sin descartar la protesta.

“Cuando estuvo en el Congreso, ante la abismal ignorancia de los congresistas sobre Puerto Rico, siempre decía que había que educar al Congreso. (Frente a la junta) su primera empresa hubiese sido educar a la gente. Si eso fallaba había que tomar otras medidas”,  sostuvo Margarita Benítez.

Jaime Benítez internacionalizó la UPR, atrayendo a educadores prominentes de Latinoamérica y España. También dirigió la universidad en uno de sus momentos más convulsos, la huelga estudiantil de 1948.

Los panelistas incluyeron al presidente de la UPR, Jorge Haddock, al ex alcalde de San Juan Héctor Luis Acevedo, al ex secretario adjunto del Departamento de Asuntos del Veterano de Estados Unidos Jacob Lozada y al profesor de Derecho y ex candidato a comisionado residente en Washington Rafael Cox Alomar.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González- aunque no asistió al evento-, presentó para el récord del Congreso una proclama en la que reconoce el liderazgo internacional como educador que tuvo Jaime Benítez. 

“El legado de Jaime Benítez merece un reconocimiento nacional por sus contribuciones a la sociedad americana, como pavimentar la formación de profesionales que participan activamente en el desarrollo social, cultural y económico de las comunidades de los Estados Unidos y Puerto Rico”, indicó la comisionada González, en una declaración escrita.


💬Ver 0 comentarios