El representante Jesus Manuel Ortiz (semisquare-x3)
El representante Jesus Manuel Ortiz. (GFR Media)

Los representantes Jesús Manuel Ortiz y Denis Márquez del Partido Popular Democrático (PPD) y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), respectivamente, aseguraron hoy que la aprobación de la reforma contributiva en horas de la madrugada en la Cámara se produjo de forma atropellada. 

Asimismo, anticiparon que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) pondrá freno a la medida que ahora pasará a la consideración del Senado. 

Según Ortiz, la última vista pública del proyecto se desarrolló en mayo y, desde entonces, lo que los legisladores conocían de la medida era lo que se discutía públicamente. 

El proyecto final llegó a sus manos ayer a las 11:00 p.m., aunque en horas de la tarde los representantes de la minoría parlamentaria se reunieron con el presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, para discutir algunos aspectos de la medida. 

“Pudo haber sido mucho más efectivo si se hubiese discutido tanto las propuestas como el impacto de esas propuestas en la economía y en el bolsillo de la gente”, acotó el legislador popular. 

Asimismo, Ortiz rechazó que lo que se aprobó se trate de una reforma contributiva y dijo que solo se trata de cambios al Código de Rentas Internas. 

“No hay una visión contributiva ni una herramienta de desarrollo económico. Es un proyecto que a esta hora una de las interrogantes es si de verdad los estimados van a sostener el costo que tiene la reforma y así evitar que la Junta lo detenga”, estableció. 

La reforma aumentaría de $9,000 a $12,500 los ingresos a los que les aplica la tasa contributiva de 0%. 

Se reducirían las tasas contributivas aplicables a todos los umbrales de individuos. Por ejemplo, los que ganan entre $58,000 y $80,000 pagarían $4,447 más el 29%, cuando en el Código de Rentas Internas actual los que ganan más de $61,500 pagan 33%.

De igual forma, con el nuevo proyecto de ley, la tasa máxima aplicable para individuos es de 31%.

El proyecto también restituiría el crédito por trabajo y elevaría la exención sobre el impuesto entre negocios -o B2B- de los primeros $50,000 en ingresos a los primeros $200,000. 

Ante este panorama, el representante sostiene que la JSF detendrá el proyecto una vez sea firmado por el gobernador Ricardo Rosselló ya que se aleja de la realidad fiscal de la isla. 

“Eso me da a pensar que la Junta va a detenerla y si es así, es responsabilidad del gobierno por no haber tomado las previsiones necesarias para que la junta no intervenga y eso demuestra que siempre hubo una intención de usarlo como balón político para decir que intentaron bajar las contribuciones y la Junta lo detuvo”, afirmó. 

Por su parte, Márquez indicó que la forma en que aprobó la reforma contributiva a altas horas de la madrugada “es una herencia del PPD y el PNP”. 

“La reforma contributiva llegó a nuestros escritorios a las 11:30 p.m. y nadie en su sano juicio puede leerlo y compararlo con lo que se presentó hace seis meses”, dijo. 

Márquez señaló que se añadieron unos 30 artículos sobre las máquinas tragamonedas que entraron al proyecto para inyectar dinero al Sistema de Retiro de la Policía y a los municipios. 

“Es terrible que este país continúe siga siendo país donde el juego siga siendo prioridad y que no sea el desarrollo económico”, dijo Márquez. 

El legislador pipiolo anticipó que la isla se convertirá en un “gran casino” por las hasta 45,000 máquinas tragamonedas que el proyecto permitirá en distintas fases. 

Márquez denunció que la Universidad de Puerto Rico (UPR) será la principal afectada por el paso a las tragamonedas por su efecto sobre la Ley de Juegos de Azar y los casinos que allegan fondos al principal centro docente del país. 


💬Ver 0 comentarios