(semisquare-x3)
(Vanessa Serra Díaz)

El negocio de las peleas de gallos será motivo de discusión en la sesión de la Cámara de Representantes del martes.

Por un lado, se espera que se apruebe una resolución concurrente en que se le solicitará al Congreso de Estados Unidos que revierta la prohibición a las peleas de gallos en Puerto Rico y demás territorios o, como alternativa, que se legisle un periodo de transición de cinco años para que aplique esta prohibición.

La resolución concurrente 91 está firmada por los representantes Urayoán Hernández, Félix Lasalle, Michael Abid Quiñones y José "Memo" González.

La comisionada residente Jenniffer González indicó esta semana que radicará legislación en el Congreso, con los representantes de los territorios de Guam, Islas Vírgenes y Samoa, para extender de uno a cinco la aplicación de la veda a las peleas de gallos.

En el texto de la resolución local se indica que la prohibición, legislada como parte de la aprobación del proyecto conocido como la Ley de Agricultura y Nutrición o "Farm Bill', se concretizó sin la celebración de vistas públicas.

Argumentan, además, que el negocio de las peleas de gallos está regulado por ley y por reglamentación local, que se trata de una tradición en Puerto Rico desde el siglo 17, que en la isla operan 80 galleras y que esta actividad genera $18 millones y 20,000 empleos directos e indirectos.

La legislación federal establece que la prohibición de las peleas de gallo entraría en efecto en un año. El presidente Donald Trump firmó la ley el 20 de diciembre.

En la sesión del martes también se llevará a votación una resolución del representante José "Che" Pérez Cordero en que se ordena a la Comisión de Recreación, Deportes y Agricultura realizar una investigación sobre la "evaluación y desarrollo" de las peleas de gallos.

En la exposición de motivos, sin embargo, se indica que este negocio generó sobre $100,000 al fisco entre los años 2005 a 2012. 


💬Ver 0 comentarios