Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ramón Rodriguez Ruiz podría perder hoy su escaño como representante del distrito de Aibonito, Coamo, Santa Isabel, Salinas. (GFR Media) (horizontal-x3)
Ramón Rodriguez Ruiz podría perder hoy su escaño como representante del distrito de Aibonito, Coamo, Santa Isabel, Salinas y Juana Díaz. (GFR Media)

El representante novoprogresista, Ramón Ruiz Rodríguez, prometió defenderse del proceso de expulsión que enfrentará esta tarde ante los señalamientos de violencia de género y corrupción que se le han hecho en su contra.

Pero más allá de la realidad de los hechos, el legislador dijo que expondrá las razones por las que la Comisión de Ética cameral no tiene jurisdicción para encausarlo y que supuestamente no se siguió el debido proceso de ley.

La información la consignó Rodríguez Ruiz en una entrevista radial (NotiUno), en la que emprendió fuertes críticas contra el presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, y se contradijo sobre quién puede o no investigarlo.

“El mismo presidente utiliza fondos públicos para hacer una investigación contra sus pares, haciendo un preproceso que no está autorizado. (Méndez) ha estado exponiendo a este servidor a una de las cacerías de bruja más grande, una manera injusta, una manera caprichosa, una manera ilegal”, sentenció.

Se espera que la Cámara de Representantes en pleno discuta en un segundo calendario el informe que preparó la Comisión de Ética, de 37 páginas, en el que se recomendó la expulsión del coameño de la Legislatura. En el mismo, varios testigos lo identifican como la persona que agredió a la directora de su oficina de distrito, Soniel Torres Suárez, además de que se le imputan varios casos de corrupción. Entre las alegaciones esbozadas están que creó de manera fraudulenta dos organizaciones sin fines de lucro, utilizando una empleada y equipo de la Cámara de Representantes, para obtener fondos legislativos. También se le atribuye tener un empleado fantasma.

“Los compañeros tendrán a su haber evaluar los diferentes procesos que se han llevado contra este servidor. Tendrán a su haber evaluar una de las cacerías de brujas más grande que ha pasado por la historia de Puerto Rico, uno de los eventos más atropellantes contra cualquier legislador”, sostuvo.  

Añadió que “este servidor lo único que siempre le ha reclamado todo el tiempo es que se le dé el debido proceso de ley, algo que al día de hoy no se le ha brindado”.

No obstante, el presidente de la Comisión de Ética, José Alberto Banchs, indicó a endi.com que el legislador no compareció al proceso que se realizó, el cual incluyó varias vistas evidenciarias, ni designó a un abogado para que lo representara.

Por otra parte, en la entrevista, Rodríguez Ruiz indicó que el paso que tomó fue impugnar la querella, pues a su juicio Méndez no tenía propio y personal conocimiento de los hechos. También se quejó porque se utilizarán fondos públicos para contratar a un investigador externo para que investigara las alegaciones en su contra.

“Utilizó la marioneta que más le gustó en ese momento, (el exfiscal Ernie Cabán), para hacer un informe amañado. Un informe que no cuenta con la salvaguarda para nadie, para ningún representante en Puerto Rico”, reprochó el legislador estadista.

Luego, pasó a contradecirse. En primera instancia, aludió a que los representantes no pueden investigar a sus pares. Para ello, supuestamente parafraseó el Artículo 3, sección 9, de la Constitución de Puerto Rico

“Nos indica bien claro ningún representante puede llevar ninguna investigación contra ninguno de sus pares, eso para comenzar”, dijo.

Pero, poco después, aludió a que “bien claro nos indica la Constitución que las únicas personas que pueden investigar o hacer cualquier tipo de alegación en contra de cualquier representante son sus mismo pares, los que tienen la potestad de poder hacer esa investigación, y aquí la única persona, que es la alegada víctima, que es la persona que tiene propio y personal conocimiento, ha sido clara y ha hecho una declaración jurada indicando que este servidor no tenía nada que ver con la situación”.

Rodríguez Ruiz, sin embargo, evadió contestar preguntas de los hechos. Dejó en el aire una respuesta sobre si sostuvo o no una relación consensual con la alegada víctima de violencia de género. Prefirió cambiar el tema hacia si la pesquisa en su contra se podía o no basarse en un informe de Cabán y si Méndez podía radicarle la querella.

Comentó que esos mismos argumentos serán los que expondría en la sesión legislativa en la que se evaluará su expulsión.

Al final, aceptó que ha quedado “decepcionado” por el trato que ha recibido.

“Yo no estoy decepcionado de la Legislatura, yo estoy decepcionado de que se haya llevado un proceso como este, un proceso atropellante contra un legislador y no se esté dando las salvaguardas”, sentenció. 

El liderato del PNP de la Cámara necesitará conseguir al menos un voto de la minoría del Partido Popular Democrático (PPD) y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) para completar la expulsión del legislador.

La Constitución de Puerto Rico establece que esta sanción se aprueba si logra el favor de “tres cuartas partes del número total de sus miembros”. Esto representa 34 de los 51 representantes activos. El PNP tiene 34 legisladores, pero se asevera que Rodríguez Ruiz no votaría o se opondría al castigo.


💬Ver 0 comentarios