El gobernador Ricardo Rosselló, junto al Secretario de Agricultura, Carlos Flores, durante la inauguración de la planta de leche Vida Extendida de Suiza Dairy, en Aguadilla. (horizontal-x3)
El gobernador Ricardo Rosselló, junto al Secretario de Agricultura, Carlos Flores, durante la inauguración de la planta de leche Vida Extendida de Suiza Dairy, en Aguadilla. (Gerald López Cepero)

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares afirmó hoy que está abierto al diálogo para lograr un consenso con los legisladores sobre el proyecto para derogar la Ley 80 contra el Despido Injustificado, pero reiteró su advertencia de que no aprobarla tendrá consecuencias.

El ejecutivo anunció, además, que convocará una sesión extraordinaria para aprobar el Código de Incentivos y la Reforma Contributiva, si concluye la presente sesión sin que la Asamblea Legislativa dé su aval a esas medidas.

Sobre la negativa de la Legislatura a endosar el proyecto para derogar la Ley 80, precisó que el acuerdo con la Junta de Supervisión Fiscal "tiene unos parámetros" que hay que cumplir e insistió en los costos de la alternativa.

Mencionó, entre estas, la pérdida del bono de Navidad para el sector privado, la reducción en días de vacaciones y enfermedad, los fondos para los Municipios y recursos para el desarrollo económico.

"Este es un acuerdo que yo llegué y en la medida que dentro del acuerdo se pueda llegar a soluciones, yo voy a estar más que dispuesto a hacerlo", dijo.

Advirtió, sin embargo, que "lo cierto es que hay unos parámetros bastante claros en ese acuerdo. Yo voy a estar siempre disponible al dialogo, pero aquí hay que tomar unas decisiones".

Se expresó confiado entonces en que los miembros de Cámara de Representantes y Senado "tendrán el buen juicio de optar por la solución que permita a Puerto Rico una trayectoria clara hacia la estabilidad".

Rosselló Nevares hizo las expresiones durante la inauguración de la planta de leche de Vida Extendida de Suiza Dairy, en Aguadilla.


💬Ver 0 comentarios