Rosselló dijo que ha cedido en algunas de las exigencias de la Junta. (semisquare-x3)
Rosselló dijo que ha cedido en algunas de las exigencias de la Junta. (Juan Luis Martínez)

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares pareció atenuar ayer la intensidad de su ofensiva contra la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), al afirmar que está a dispuesto a sentarse a negociar con el ente federal para discutir asuntos de índole fiscal y presupuestaria.

El mandatario reiteró que se opone férreamente a la reducción de las pensiones de los empleados públicos, pero no a que se destine parte de los recursos del erario para el pago de la deuda en un futuro cercano.

Recalcó que su posición no significa que esté cerrado a la negociación, pero puntualizó que no lo hará usando las pensiones.

“Estoy dispuesto a colaborar. Ya yo lo he demostrado. Hemos renegociado dos deudas, una bajo Título III y una fuera de Título III. Ya hemos demostrado eso, y estamos dispuestos a hacerlo. Voy a continuar con ese espíritu”, dijo el gobernador.

A modo de ejemplo, mencionó que inicialmente propuso un alza de $400 millones en el presupuesto del Departamento de Educación y, ante las exigencias de la JSF, redujo la partida a $262 millones.

Destacó que su interés en invertir más dinero en la gestión pública no implica dejar fuera el pago de la deuda.

“No estoy diciendo ‘vamos a coger $6,000 millones y gastarlos’. Estoy diciendo cuánto de esos recursos podemos utilizar para invertir en las aspiraciones de Puerto Rico y cuánto de esos recursos podemos invertir en áreas que van a impactar positivamente nuestra economía para tener más recaudos”, dijo en referencia a los $6,719 millones con los que asegura cuenta el Departamento de Hacienda.

Con ese dinero, asegura tener un presupuesto de $9,624 millones para operar el gobierno, pagar la deuda y las pensiones durante el año fiscal 2020.

La directora de la JSF, Natalie Jaresko, ha precisado que rechazan el presupuesto recomendado por el Ejecutivo, en parte, porque es imperativo que se reserve dinero para pagar la deuda.

De acuerdo con las proyecciones económicas contenidas en el plan fiscal, para el 2024, se habrá esfumado el empuje económico querecibió Puerto Rico con las iniciativas de reconstrucción tras el huracán María. La Junta proyecta que eventualmente habrá nuevos desbalances presupuestarios y anticipa que esto ocurriría en algún momento entre el 2031 y el 2037.

Rosselló Nevares califica de “erróneas” las proyecciones de la JSF, lo que reiteró durante su mensaje de presupuesto el domingo.

Recalcó que su norte es mantener la misma política pública de reducir la nómina gubernamental sin despidos, allegar más comerciantes a Hacienda y reducir agencias de gobierno para llegar a solo 40.


💬Ver 0 comentarios