Rosselló sostuvo que tan pronto como en marzo de 2019 pueden agotarse los $1,270 millones en fondos de emergencia del PAN asignados en 2017 después del huracán María. (GFR Media) (semisquare-x3)
Rosselló sostuvo que tan pronto como en marzo de 2019 pueden agotarse los $1,270 millones en fondos de emergencia del PAN asignados en 2017 después del huracán María. (GFR Media)

Washington - En una carta al liderato del Congreso en la que enumeró sus prioridades para el fin de los trabajos legislativos de 2018, el gobernador Ricardo Rosselló reclamó ayer una asignación adicional de $600 millones en los fondos del Programa de Asistencia Nutricional (PAN) y otros $3,180 millones para el programa Medicaid.

También abogó por la creación de un crédito contributivo federal de 25% en inversiones cualificadas y pagos de nómina para ciertos proyectos turísticos que se desarrollen en Puerto Rico entre el 31 de diciembre de 2018 y el 31 de diciembre de 2023.

Con respecto al PAN, Rosselló sostuvo que tan pronto como en marzo de 2019 pueden agotarse los $1,270 millones en fondos de emergencia asignados en 2017 después del huracán María.

Los $1,270 millones en fondos de emergencia fueron asignados a través del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) por encima de los cerca de $1,800 millones que se otorgan anualmente a través del PAN.

La carta está dirigida al líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), al speaker Paul Ryan (Wisconsin), a la líder de la minoría demócrata cameral, Nancy Pelosi (California), y al portavoz demócrata en el Senado, Charles Schumer (Nueva York).

Para evitar un precipicio fiscal en el sistema de salud y como transición hacia una solución permanente bajo Medicaid, Rosselló también solicitó formalmente una asignación de dos años que totalice $3,180 millones en fondos de ese programa para los años fiscales federales 2020 y 2021.

“Le solicito al Congreso que tome acción inmediata para atender la crisis del sistema de salud de Puerto Rico, especialmente en cuanto al precipicio fiscal en fondos de Medicaid que aún sigue siendo una amenaza seria para la salud y el bienestar de nuestro pueblo”, indicó Rosselló.

El gobernador reiteró en la carta al liderato del Congreso sus reclamos para eximir al gobierno de Puerto Rico del pareo de fondos para obtener asistencia de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) en las categorías A y B, relacionadas al reembolso de fondos por remoción de escombros y otras tarea de emergencia en casos de desastres naturales.

“Aún queda mucho trabajo de respuesta de emergencia por hacer en la Isla. Sobre 15,000 propiedades han sido identificadas para su demolición o requieren trabajo de remoción de escombros, lo cual supone una amenaza inmediata a la salud pública y la seguridad”, agregó el gobernador.

Otro reclamo del gobierno de Puerto Rico va dirigido a que el Congreso respalde que la restauración del Caño Martín Peña tenga acceso a fondos para nuevas construcciones, como parte de las asignaciones de la ley que regulará proyectos de energía y agua durante el año fiscal federal 2019.

El lunes – a petición del gobierno de Puerto Rico-, el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York) y su colega Kirsten Gillibrand (Nueva York), enviaron una carta al jefe del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU., teniente general Todd Semonite, a favor de esa iniciativa.

En su carta, el gobernador reiteró, a su vez, los pedidos para extender plenamente a la Isla los créditos contributivos federales por niños dependientes (CTC) e ingresos devengados (EITC).

También solicitó que se enmiende la reforma contributiva federal para facilitar la inclusión de áreas de Puerto Rico, un 5% del país, en los beneficios de las “zonas de oportunidades”.

A la sesión 115 del Congreso, que puede terminar a mediados de diciembre, solo le quedan unos 12 días en calendario. Pero, el Congreso puede tener que aprobar en diciembre un ómnibus legislativo que incluya siete proyectos de asignaciones y quizá fondos para mitigar recientes desastres naturales.

A partir de enero, el Senado seguirá en manos republicanos, pero la Cámara baja federal quedará bajo el control de los demócratas.


💬Ver 0 comentarios