(semisquare-x3)
La alcaldesa de Canóvanas, Lornna Soto Villanueva. (GFR Media)

La alcaldesa de Canóvanas, Lornna Soto Villanueva expresó hoy su satisfacción con la decisión del Tribunal de Apelaciones que concluye que la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) no tenía razón en los planteamientos y solicitud de multa en relación a una querella que radicaron varios empleados municipales, meses previos al proceso de primarias del 2016.

“Es importante que el pueblo puertorriqueño y los canovanenses estén claros que, para mí, este proceso tan amargo finalizó con la determinación del Tribunal Apelativo. Con esto quiero dejar establecido que sigo enfocada en mi lucha por buscar el mejor bienestar de todos los canovanenses, que nada ni nadie me va a quitar el entusiasmo por continuar sirviendo a mi gente con la rectitud que siempre me ha caracterizado”, sostuvo la ejecutiva municipal en declaraciones escritas

En junio de 2017, la OEG emitió una multa de $40,000 a la alcaldesa por supuestas violaciones a la Ley de Ética Gubernamental, tras una querella emitida a esa oficina el 5 de abril de 2016. Según el informe - redactado por la oficial examinadora, Vilma Vega Rodríguez, y acogido por la OEG, Soto Villanueva solicitó a sus empleados municipales participación activa y colaboración económica durante su campaña electoral.

Posteriormente, el abogado de Soto Villanueva, Jerome Garffer, apeló la determinación, que finalmente fue revocada.

Según el parte de prensa, durante las vistas quedó demostrado que la alcaldesa en ningún momento utilizó su puesto para adelantar sus causas como candidata y que toda reunión fue hecha fuera de horas laborales y sin que hubiera ningún tipo de presión por parte de la Alcaldesa de asistir a las mismas.

Asimismo, se estableció que la OEG no le dio oportunidad a Soto Villanueva de presentar testigos.

Soto Villanueva señaló que las alegaciones en su contra fueron producto de empleados que se dejaron “utilizar por algunas personas” que buscaban evitar la labor de la funcionaria como alcaldesa.

“Este proceso nos ha enseñado que tenemos que continuar siendo firmes en nuestras convicciones y que no podemos desenfocarnos en nuestra labor porque algún empleado, compañero o persona externa que no tenga compromiso, ni deseos de trabajar empañe todo un trabajo realizado en el servicio público”, manifestó.

La alcaldesa, además, hizo un llamado a la OEG para “actuar con cautela y con sentido de responsabilidad” para evitar un dañoemocional como alega sufrieron ella y sus hijas.

 “Confió que los empleados públicos que se prestaron para esta injusticia, aprendan la lección de que no se puede hacer querellas por puro capricho o porque alguien les pida que actúen basada en agendas escondidas”, señaló.


💬Ver 0 comentarios