Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El presidente de la Comisión de Energía en el Senado, Larry Seilhamer (horizontal-x3)
El presidente de la Comisión de Energía en el Senado, Larry Seilhamer. (GFR Media)

El camino ha sido despejado para que el proyecto de privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) sea aprobado mañana en el Senado y que los cambios introducidos en la versión refrendada por la Cámara de Representantes sean aceptados.

Esta mañana los legisladores Larry Seilhamer y Víctor Parés; el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, el gobernador Ricardo Rosselló y varios asesores se reunieron en La Fortaleza para darle los toques finales a la medida, que sufrió cambios considerables en la Comisión de Energía que preside Seilhamer.

Parés había objetado algunos de esos cambios, particularmente lo relacionado a las facultades de la Comisión de Energía de Puerto Rico (CEPR). En síntesis, Seilhamer había creado una certificación que la CEPR tendría que otorgar a toda propuesta de cesión o venta de algún activo de la AEE para que la transacción pudiera continuar.

Se mantuvo el certificado de cumplimiento de energía, que era donde había mayores diferencias. Se va a mantener que la CEPR tiene que velar estrictamente porque ese contrato preliminar cumpla totalmente con la política pública energética y el marco regulatorio y evitar que exista ambigüedad”, sostuvo en entrevista con El Nuevo Día al aludir a dos elementos que serán legislados durante la próxima sesión legislativa.

Como resultado de la reunión de hoy, se introducirá como enmienda en sala, a ser presentada en la sesión de mañana del Senado, que la CEPR tendrá 15 días para evaluar los contratos y determinar si confiere la citada certificación. No tendrá opción a solicitar prórroga.

Parés había sostenido que el lenguaje sobre las facultades de la CEPR era muy ambiguo.

En la versión del Senado se había eliminado el lenguaje introducido en la Cámara en el sentido de que todo empleado regular de la AEE, que no pase a trabajar para el nuevo contratante, retenga su plaza o sea transferido a otra plaza dentro de la AEE u otra entidad gubernamental.

Además, se eliminó el lenguaje que disponía que los empleados conservarían todos los derechos adquiridos conforme a las leyes, normas, convenios colectivos y reglamentos aplicables. Según dijo Parés a El Nuevo Día, este lenguaje será restituido.

Esta mañana La Fortaleza divulgó un comunicado de prensa en que se sostuvo que se atendieron “las preocupaciones del Ejecutivo” a los cambios al proyecto introducidos en el Senado.

“Se acordaron enmiendas que atienden esas preocupaciones y que iban dirigidas principalmente a evitar que la Comisión de Energía se extralimite en su rol en el proceso de transformación de la AEE. Luego de esto, la medida está lista para ser aprobada en el Senado y dar paso al proceso de privatización y cesión de la AEE que prometió el gobernador Rosselló Nevares”, dijo Ramón Rosario, secretario de Asuntos Públicos y Política Pública.


💬Ver 0 comentarios