El senador Larry Seilhamer radicó la medida en marzo. (GFR Media) (semisquare-x3)
El senador Larry Seilhamer radicó la medida en marzo. (GFR Media)

El Senado aprobó esta tarde de manera unánime un proyecto de ley que modifica la definición de cenizas de carbón o residuos de combustión de carbón con el efecto de que se prohíba el depósito de Agremax en los rellenos sanitarios en la isla.

El Proyecto del Senado 1121, de la autoría del senador Larry Seilhamer, logra ese cometido redefiniendo el concepto del uso comercial beneficioso de las cenizas de carbón. Actualmente la empresa Applied Energy Systems (AES) puede comercializar el material conocido como Agremax, una mezcla de cenizas y agua, como relleno sanitario.

El proyecto también prohíbe el almacenamiento de los residuos de cenizas por un periodo de más de 180 días a partir de su producción.

Seilhamer radicó la medida en marzo, en medio de señalamientos dirigidos a AES, que tiene una planta en Guayama, por provocar altos niveles de contaminación en los acuíferos del sur.

La medida define el Agremax como ceniza de carbón o residuo de combustión de carbón al sostener que ese material es el resultado de una combinación de los productos generados por la combustión en AES. Además, el proyecto incluye el Agremax dentro de los residuos de combustión que no podrían ser depositados o dispuestos en “todas las vías, terrenos, incluyendo vertederos, sistemas de relleno sanitario y cuerpos de agua dentro del territorio del gobierno de Puerto Rico”.

Prohíbe también su almacenamiento por un periodo mayor de 180 días a partir del momento de su producción, a menos que se coloque el material en tanques y silos para su eventual uso en fines comerciales como en la manufactura de cemento, hormigón y/o concreto. Seilhamer parte de la premisa de que AES no fabrica en la actualidad estos materiales ni otros como plásticos o goma, con sus residuos de carbón.

“En Puerto Rico, no se elabora actualmente ningún producto de residuos de combustión de carbón, por lo que la empresa AES tendría que transportar todas sus cenizas fuera de la isla”, agregó.

Seilhamer Rodríguez recordó que en el 2015 la Autoridad de Energía Eléctrica y AES procedieron a enmendar el contrato de cogeneración de 1994 para permitir la disposición de los residuos de combustión de carbón producidos por la operación de las facilidades de AES en Puerto Rico. 

“Es nuestro deber en la Asamblea Legislativa y ante el peligro a la salud que representan estos residuos de combustión de carbón establecer una prohibición clara y específica al depósito y disposición de cenizas de carbón o residuos de combustión de carbón", dijo Seilhamer.

La empresa genera aproximadamente 25,000 toneladas de residuos al mes y 300,000 toneladas al año, sostuvo Seilhamer al precisar que sacan esos residuos de la isla “en ocasiones”.

Según Seilhamer, luego de que el gobierno descontinuó la práctica de comprarle residuos de carbón para utilizarlo como relleno en las carreteras, AES logró que la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés) le permitiera usar el Agremax como material de revestimiento en dos rellenos sanitarios: Humacao y Yabucoa.

Esto también dio paso, según el senador, a las grandes montañas de ceniza que se ubican en las instalaciones de la empresa.


💬Ver 0 comentarios