En la foto, el hemiciclo del Senado. (GFR Media)

Al cumplirse mañana un mes desde que entrara en vigor la renuncia Larry Seilhamer como senador por acumulación, el presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Thomas Rivera Schatz, no ha divulgado cómo se llenará la vacante, aunque El Nuevo Día supo que la colectividad se inclina a llenar la vacante utilizando el resultado de la primaria del 7 de junio.

Según fuentes de este medio, quien ocupe la primera posición entre los senadores por acumulación no incumbentes en esa contienda ocuparía la silla de Seilhamer y quien llegue en segunda posición, también entre los no incumbentes, ocuparía la silla de Abel Nazario, en caso de que sea expulsado del cuerpo para esa fecha ante el proceso ético en su contra.

Ayer la Comisión de Ética del Senado se reunió para revisar el informe preparado por el Panel de Representantes del Interés Público que encontró causa probable contra Nazario tras revisar la querella presentada por Rivera Schatz y la repuesta del Senador.

Los integrantes de la comisión se reunirán nuevamente el martes para determinar si acogen o no la recomendación del panel y, de hacerlo, tendrían 60 días laborables para resolver la querella con una posible prórroga de 15 días laborables adicionales.

Ante esa eventualidad, la querella contra Nazario se podría estaría resolviendo en abril o mayo y podría incluir la contratación de al menos un oficial examinador.

El 19 de diciembre, Rivera Schatz le dijo a El Nuevo Día que había solicitado una opinión legal para determinar cómo se llenaría la vacante de Seilhamer. Reconoció entonces que la Ley Electoral dispone que una vacante por representante o senador por acumulación se llenará mediante una elección especial. El líder senatorial argumentó que favorecía el que se utilizara para llenar la vacante los resultados de la elección especial de noviembre en los que Keren Riquelme llegó en tercera posición.

Desde esa entrevista no ha ofrecido información nueva y se ha limitado a reiterar que solicitó la opinión legal.

Riquelme ha dicho que está disponible para ocupar esa vacante y el sargento Gregorio Matías, quien llegó en cuarta posición en la elección especial de noviembre, cuando se escogieron como senadores a Héctor Martínez y William Villafañe, reiteró esta mañana que no tiene ninguna objeción con que Riquelme ocupe la vacante de Seilhamer.

"Yo entendía que para esta fecha ya le abrían dado la posición a Riquelme", dijo Matías a El Nuevo Día. El policía reconoció que ha escuchado como "rumor de pasillo" la posibilidad de que se llene la vacante con el resultado de la primaria.

"Pero ya se hizo una votación", dijo al aludir a la elección de noviembre. "Dilatar el proceso no le hace justicia ni a Riquelme ni a ninguna persona", agregó.

Matías opinó que, en la eventualidad de que Nazario sea expulsado del cuerpo legislativo, también se debería aplicar el resultado de la elección de noviembre, lo que significa que Matías ocuparía su silla.

En entrevista por separado, el secretario del Partido Nuevo Progresista, Rafael "June" Rivera Ortega, insistió en que no ha hablado del tema con Rivera Schatz, quien esta pasada semana se negó a atender preguntas en el Capitolio de temas no relacionados a una vista pública a la que asistió el miércoles.

"Sé que se está esperando por una opinión legal para ver si se puede usar la lista", dijo Rivera Ortega al referirse al resultado de la elección de noviembre.

"Estoy en el mismo lugar", respondió cuando se le preguntó si sabía algo de la opinión que solicitó Rivera Schatz. "Hay un sector en Puerto Rico... tenemos cinco senadores por acumulación y necesitamos uno para que esté completo el Senado", abundó.

La comisionada residente Jenniffer González, también vicepresidenta del PNP, no pudo precisar qué método se utilizará para llenar la vacante senatorial.


💬Ver 0 comentarios