(semisquare-x3)
Hemiciclo de la Cámara de Representantes. (GFR Media)

El rechazo en la Cámara de Representantes del proyecto de ley que permitía a los alcaldes prácticamente seleccionar su sucesor mediante una asamblea de delegados les costó caro a varios representantes de la mayoría, al municipio de Vega Baja y a la organización sin fines de lucro Casa Pueblo.

El Proyecto de la Senado 1133 del presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, fue derrotado anoche en votación final de 19-29 con tres representantes ausentes. Esto significó un revés de la votación a viva voz que se efectuó más temprano anoche, último día de la sesión ordinaria, en la que la medida fue aprobada.

Varios legisladores de la mayoría votaron en contra, pero, según supo El Nuevo Día, el líder senatorial se enfocó en el voto de Michael Abid Quiñones, Ángel Peña, José “Memo” González, Guillermo Miranda y Juan Oscar Morales.

Una fuente indicó a este diario que Peña, González y Quiñones se comprometieron con Rivera Schatz en votar a favor de la medida, pero se retractaron. Quiñones rechazó que se haya acordado votar a favor del proyecto.

“Quiero dejar claro que voté por conciencia. Yo pienso en mis constituyentes y el 1133 es un proyecto que la gente no quería. No me importan las represalias que tengan conmigo. Yo respondo a mi gente y voy a escuchar a la gente que me eligió”, dijo,

Quiñones es autor de la Resolución Conjunta de la Cámara 28, que ordena al Departamento de Transportación y Obras Públicas traspasar el edificio que albergaba la escuela elemental Washington Irving, de Adjuntas, al ayuntamiento, pero reservando, luego de que la pieza legislativa fuera enmendada, la titularidad de seis salones para Casa Pueblo.

La resolución fue derrotada anoche en el Senado luego de la votación en la Cámara sobre el proyecto de los alcaldes. En el Senado se derrotó con 17 votos en contra.

“Es triste que tomen una acción como esa y más cuando se le hace justicia una entidad sin fines de lucro que ayudó a Puerto Rico en el peor momento”, agregó.

Arturo Massol, director asociado de Casa Pueblo, se enteró de la votación a través de El Nuevo Día y confirmó por su cuenta las razones del voto en el Senado, donde la medida se había aprobado originalmente tan reciente como el jueves pasado con 24 votos a favor y uno en contra.

“Es que no paran de sorprender y ofender a este país. Las mezquindades de los políticos y los tiroteos entre políticos sin poder calibrar lo que significa para la gente…. esto desdice mucho de ellos y abona profundamente a ese rechazo reciente y a esa falta de credibilidad”, dijo Massol en entrevista telefónica.

Casa Pueblo ocupa algunos salones de la escuela mediante un permiso de uso desde el 2003. Allí establecieron un cine que opera con energía solar, una escuela de música, un laboratorio del Bosque Escuela, una galería de arte y una escuela de tenis de mesa.

“Los vamos a seguir utilizando como uso y costumbre y seguimos de frente, pero nuestra visión de la Legislatura no es muy favorable”, sostuvo Massol. “Se trata de una gestión comunitaria que le ha dado tanto a este país y es una vergüenza que no puedan separar el grano de la paja”.

En entrevista con El Nuevo Día, el senador novoprogresista Larry Seilhamer se comprometió a radicar la resolución en el Senado en la próxima sesión si la de Quiñones no es reconsiderada. Para que eso ocurra, uno de los miembros de la mayoría en el Senado que votó en contra de la resolución tendría que solicitar la reconsideración de ese voto.

Seilhamer se limitó a decir que en un caucus se les indicó a los miembros de la mayoría que “varios legisladores” no cumplieron con unos compromisos, que no detalló, y de ahí la decisión de derrotar varias medidas de la Cámara.

Pero la resolución de Quiñones no fue la única afectada. Una resolución conjunta de la autoría del penepé Guillermo Miranda y el portavoz de la minoría popular, Rafael “Tatito” Hernández para asignar $53,453.03 al municipio de Vega Baja corrió la misma suerte al cruzar al Senado, donde fue derrotada con 19 votos en contra.

Miranda también votó en contra del proyecto.

También fue derrotado en el Senado un proyecto de González que crea la Ley para Garantizar el Acceso a Servicios Esenciales en Situaciones de Emergencia. Una resolución del representante Juan Oscar Morales que transfería el Teatro Paradise a la Junta Comunitaria del Casco Urbano de Río Piedras no fue considerada en el Senado.

González y Morales votaron en contra del Proyecto del Senado 1133.

“La contestación que me dieron fue que no habían aprobado ese proyecto en represalia a que el representante por distrito (Miranda) le había votado en contra al proyecto de sucesión de alcaldes, dijo a El Nuevo Día el alcalde de Vega Baja, Marcos Cruz. “Que en represalia a que el legislador no había votado a favor del proyecto, le colgaron el suyo”.

Cruz sostuvo que no estaba de acuerdo con la medida.

“Si la razón por la cual se dejó a Vega Baja una vez más sin esa reasignación de fondos (es esa) es una falta de respeto al pueblo vegabajeño, una falta de respeto a todos los que comulgan con la ideología del Partido Nuevo Progresista y demuestran la falta de liderato y de responsabilidad con el país y con el pueblo al hacer un acto tan mezquino”.

El portavoz de la minoría popular en la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández, confirmó a través de un representante de la mayoría la motivación detrás del voto en el Senado contra la asignación a Vega Baja.

El cuatrienio pasado, Hernández presidió la Comisión de Hacienda de la Cámara.

“Nunca negocié asuntos que tuvieran que ver con asignaciones o cosas personales de los representantes. Típicamente eran proyectos de política pública, donde casi siempre son de administración, en que para que se pudieran aprobar se hacían negociaciones y se tenían que solucionar problemas”, dijo Hernández a El Nuevo Día. “Pero el chantaje, que es lo que estamos hablando aquí, es diferente”.

La votación sobre el Proyecto de Senado 1133 en la Cámara se hizo frente a Rivera Schatz, que al momento de la votación electrónica se encontraba al lado del presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez. Este último tuvo su propio diferendo con un representante de la mayoría: José Aponte Hernández.

Anoche se aprobó en ambos cuerpos legislativos la resolución que traspasa por $1 el Hospital Regional de Bayamón a la Escuela de Medicina de la Universidad Central del Caribe. Se trata de una resolución de los senadores Carmelo Ríos y Carlos Rodríguez Mateo que también traspasa a la institución privada el presupuesto del hospital.

El informe de conferencia de la resolución fue aprobado en la Cámara con 21 votos en contra, incluyendo a varios de la mayoría como los representantes de Bayamón Luis “Junior” Pérez y Yashira Lebrón.

Según dijo Aponte, inicialmente votó a favor de la medida, pero tras discutirla con Lebrón y Pérez, decidió solicitar una reconsideración de su voto, que le fue denegada por Méndez. Según Aponte, Pérez y Lebrón no fueron consultados antes de que se bajar a votación el informe de conferencia.

“Es una prerrogativa del presidente y la reconozco”, dijo Aponte, quien fue presidente de la Cámara. “Pero hubiera querido que se me permitiera reconsiderar mi voto”.

Según Aponte, a Pérez, a Lebrón y a José “Pellé” Santiago se les permitió reconsiderar su voto para emitirlo en contra y lo mismo ocurrió con el portavoz popular. No ocurrió lo mismo en su caso.


💬Ver 0 comentarios