Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un individuo decidió que llegaría al cielo más rápido si utilizaba su motora en ese último viaje.

Al menos eso podría pensarse al entrar a la funeraria Marín en Hato Rey, donde familiares y amigos velan el cadáver de David Morales Colón, de 22 años, cuyo último pedido fue que se despidieran de él montado en su motora anaranjada y roja.

Así las cosas, el cadáver de Morales Colón está ataviado con ropa oscura, una gorra y gafas y yace sobre la motora, tal como la guiaría mientras trabajaba como mensajero.

Las fotos han viajado a través de la red social Twitter, sorprendiendo a muchos de los usuarios de internet.

Morales Colón murió baleado el jueves pasado en Barrio Obrero.

El cadáver estará expuesto hoy hasta medianoche y mañana desde las 8:00 de la mañana en la funeraria Marín, donde hoy habían decenas de motoristas que habían acudido a despedir al joven.


💬Ver 0 comentarios