Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Los agentes Víctor Muñoz Martínez y Juan Rivera Zayas, adscritos al Precinto 266 de Santurce, son los patrulleros implicados en el incidente.

El presidente del Frente Unido de Policías Organizados (FUPO), Diego Figueroa, salió en defensa hoy de los dos agentes investigados por un suceso en el que supuestamente uno de ellos agrede a un indigente en silla de ruedas en Santurce.

Y es que la versión de los policías, según relatada por el líder gremial, apunta más a un accidente que a un empujón con la intención de provocar daño.

Figueroa indicó que los agentes Víctor Muñoz Martínez y Juan Rivera Zayas, adscritos al Precinto 266 de Santurce son los patrulleros asignados al turno de la madrugada en la zona de Santurce, donde se reportó el intercambio con el hombre sin hogar, un área de alta incidencia criminal. Allí, dijo, han controlado incidentes violentos por su labor preventiva.

Explicó que durante la madrugada de este viernes, un sujeto en bicicleta se les acercó mientras patrullaban para denunciar que había un individuo en el estacionamiento de la farmacia Walgreens localizada en la intersección de las avenidas Manuel Fernández Juncos y Roberto H. Todd, en Santurce, vandalizando vehículos.

Cuando llegaron a la farmacia, continuó, los patrulleros fueron abordados por el guardia de seguridad y el gerente, quienes se encontraban alarmados porque el hombre en silla de ruedas supuestamente estaba pidiendo limosna en una actitud violenta con sus clientes.

“Estamos hablando de un individuo que ha sido arrestado en más de siete ocasiones por hechos de violencia contra ciudadanos decentes que van a hacer compras en esa área. El gerente explicó que como lo querían sacar de allí porque lo que hacían era mortificando a los clientes, el tipo les dijo: ‘si no me dejan pedir, voy a romper todo esto aquí’”, detalló Figueroa.

Agregó que supuestamente el indigente le ocasionó daños a un espejo retrovisor del vehículo del gerente, pero que como lo logró reparar, este no lo quiso denunciar. Por tal razón, no había un querellante en su contra. Entonces, los agentes le indicaron al hombre en silla de ruedas que tenía que abandonar el lugar y no lo arrestaron.

“Viene el individuo y les dice: ‘Mira, ustedes son unos mama… Yo sé dónde ustedes trabajan. Yo los voy a velar a ustedes’. Los policías le dicen: ‘Vete de aquí. Deja a esta gente en paz’. Entonces, el guardia coge el carro (silla de ruedas) y le va a dar la vuelta para empujar el carro hacia el frente para que el tipo se vaya, el tipo, entonces, lo que hace es que tranca el carro (le pone el freno), y ahí se va hacia el frente. El guardia se echó para atrás y entonces, él mismo se monta en el carro”, contó Figueroa.

Para sumar a su defensa, el presidente de FUPO dijo que ha circulado también otro vídeo en el que se capta al discapacitado caminando y empujando una silla de ruedas.

Muñoz Martínez y Rivera Zayas fueron suspendidos sumariamente por el superintendente dela Policía, José L. Caldero López, antes de que trascendiera esta versión del suceso.

Figueroa, advirtió que llevará el caso hasta las últimas consecuencias porque entiende que se está juzgando la dignidad, el trabajo y la razón de existencia de toda la Policía.

Denuncia atropello a los agentes

El presidente de FUPO también denunció que los dos agentes, supuestamente, fueron atropellados durante el interrogatorio al que fueron sometidos tras ser citados en la tarde del viernes por la Superintendencia Auxiliar de Responsabilidad Profesional. El proceso, según resaltó, inició en violación a su derecho a un debido proceso de ley.

El abogado Michael Corona tiene a su cargo la representación legal de los agentes suspendidos. Muñiz Martínez cuenta 12 años como parte de la Policía y es quien se observa interviniendo con el hombre en silla de ruedas. Rivera Zayas, con dos años en la Uniformada, es el otro agente y fue reconocido públicamente porque es el policía que fue impactado mientras se encontraba dentro de una patrulla por el merenguero Manny Manuel el año pasado.

Figueroa, criticó al superintendente, José L. Caldero López, por acusar a los agentes por el supuesto uso excesivo de fuerza y violaciones de derechos civiles en vez de esperar a que culminara la investigación y se pudiera ver la totalidad de los hechos en su justo contexto.

“Como ladrón en la noche los mandaron a buscar ayer (viernes) a las cinco de la tarde para obligarlos a declarar y ¿cómo empezaba la declaración?: ‘Explíquenos cómo ocurrió este atropello que ustedes cometieron’. Si yo no llego a enviar a Michael Corona, allí abusan de esos muchachos. Cuando el abogado les exigió respeto y que cumplieran con el debido proceso de ley y que se investigue bien antes de cometer un atropello, entonces el sargento Crispín, que estaba investigando, se me informa a mí que lo que dijo fue: ‘(el coronel) Leovigildo (Vázquez) está nervioso y quieren este informe para ya y a ustedes les conviene declarar’”, sostuvo airado Figueroa.

“¿Cómo es posible que un superintendente de la Policía, sin tener todavía los elementos completos, con ver solo un vídeo, llama a dos de sus mejores agentes, que están dando la vida en un lugar súper caliente bandidos?, ¿cuándo no se ha atrevido a decirle eso a violadores de niñas, ni a narcotraficantes o a los asesinos de ancianos?”, cuestionó el presidente de FUPO.

También le solicitó al asesor de cumplimiento técnico de la Reforma de la Policía, Arnaldo Claudio, que salga en defensa de los agentes implicados.

“Nosotros le pedimos ahora al monitor Arnaldo Claudio, que si conoce de esto, a que él tome ahora la defensa de los policías que le hacen bien a este país, porque ahí no hay ni un acto constitutivo de violación de derechos civiles bajo ninguna circunstancia y no porque el individuo sea un criminal, sino por la totalidad de los hechos porque solamente miraron una parte del cuadro”, puntualizó Figueroa. 


💬Ver 0 comentarios