Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Al día siguiente de ser designado superintendente de la Policía de Puerto Rico, el coronel José Caldero López dejó a un lado el gabán y la corbata, y entró con las mangas enrolladas a la redacción de El Nuevo Día para someterse una entrevista en profundidad sobre su nuevo puesto.


💬Ver 0 comentarios