Así lucía el ambiente en el Cuartel General, donde solo había dos personas atendiendo al público. (Xuaem Tirado) (semisquare-x3)
Así lucía el ambiente en el Cuartel General, donde solo había dos personas atendiendo al público. (Xuaem Tirado)

Sobre 1,000 policías llegaron esta madrugada al Cuartel General de la Policía, en Hato Rey, para recibir sus cheques por la deuda de ajuste salarial, que data del 2004.

Según varios agentes que aguardaban por ser atendidos, el proceso no ha fluido, ya que solo hay dos personas dando el servicio. Uno de los que se encontraba en el vestíbulo del Cuartel fue Rychiann Roldán, quien llegó a buscar el cheque de su padrastro, Ignacio Couvertier, un agente retirado de la Policía. Este trabajó por 20 años en la región de Toa Baja.

“Estoy aquí, desde las 8:00 a.m., para hacerle un favor a mi padre porque actualmente vive en Pennsylvania. Él me dio la carta y la licencia como que yo estoy autorizada a buscarlo (el cheque). Todo está desorganizado, también hace mucho calor”, denunció la joven, de 21 años.

Roldán aguardaba descontenta debido a la mala organización.

Para recoger un cheque de un oficial, el o la representante deberá presentar una carta de autorización o relevo donde aparezca su nombre completo. El policía deberá firmar dicho papel, también deberá adjuntar una copia de su identificación.

Durante el día de hoy se están distribuyendo los cheques a las personas que tengan apellidos que comiencen con A (Abadía) hasta la M (Martínez). Mientras, este jueves se distribuirán desde la M (Massa) hasta la Z (Zepeda). 

Las entregas se realizan de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. en el Anfiteatro del Cuartel (piso nueve), donde a eso de las 10:30 a.m. este medio pudo observar a solo dos personas atendiendo a los oficiales. En cambio, sobre 350 personas aguardan entre el “lobby” y los predios del edificio.

Al lugar también acudió el monitor federal para la Reforma de la Policía, Arnaldo Claudio, quien se limitó a observar lo que ocurría.

“Estoy aquí, aunque no puedo hablar con los medios, para ver cómo se da el proceso. También para informar sobre esto al juez Gustavo Gelpí”, expresó Claudio a El Nuevo Día.

En la sala también esperaba otro agente retirado Elliot Torres, quien laboró por tres décadas para la región de Bayamón.

“No creo que me vayan a pagar tanto”, expresó ante la incierta cantidad que recibiría.

“Trabajé, en aquel entonces, porque el sueldo era bastante bueno. Sin embargo, decidí retirarme y ganar menos para no estar la Policía”, agregó.

El Negociado no ha especificado, al momento, cuánto dinero se va a desembolsar.

El gobierno pagó ayer $30.4 millones para el salario retroactivo adeudado a 2,884 agentes de la Policía. El primero de esos pago fue en diciembre 2018.


💬Ver 0 comentarios