(semisquare-x3)
Desalojo en la escuela Nicolás Sevilla. (Suministrada)

Personal de Emergencias Médicas tuvo que ser movilizado a dos escuelas de Toa Alta para atender a estudiantes y personal escolar, afectados por emanaciones de gases, un problema recurrente en esta comunidad.

El agente Israel Arroyo de la Comandancia de Bayamón informó a este medio que la escuela elemental Violanta Jiménez y la escuela Nicolás Sevilla fue desalojada por la emergencia. Las querellas por emanaciones se reportaron a las 9:07 a.m. y a las 9:17 a.m., respectivamente.

Se informó que alrededor de 10 estudiantes de la Nicolás Sevilla resultaron afectados hoy por las emanaciones de gases que provienen de la planta Asphalt Solutions, operada por la compañía Super Asphalt Pavement Corporation.

La directora de la elemental, Awilda Cruz informó a El Nuevo Día que la guardia escolar tuvo que ser atendida por Emergencias Médicas y realizaron el desalojo de estudiantes y personal, quienes presentan síntomas como mareos, dolor de cabeza, náuseas y dificultad para respirar.

El pasado 23 de enero, la escuela realizó una manifestación por los gases tóxicos que afectan diariamente a la comunidad escolar y que, alegan, data desde el 2012, aunque se ha agravado desde el pasado agosto. 

Por su parte, el comisionado de seguridad y manejo de emergencias del Departamento de Educación, César González, informó que la agencia estaría radicando hoy una querella a la Policía.

“El personal legal de nuestra agencia, dirigido por el licenciado Nolan Portalatín, está consultando para presentar un recurso legal en contra de la compañía ante el tribunal. Esto es un proceso que lo estamos trabajando todo a la par, durante toda la mañana y parte de la tarde para poder tener este documento realizado”

El funcionario indicó que hace aproximadamente 45 días sometieron una petición a la Junta de Calidad Ambiental para analizar la calidad del aire en la zona afectada, pero que aún esperan que les remitan el informe sobre los resultados de la investigación.

González recalcó que sus intentos para comunicarse con Asphalt Solutions (Super Asphalt) han sido infructuosos.

"Este servidor envió una comunicación a la compañía intentando de buscar una reunión para que ellos vean la necesidad de nosotros para establecer un plan de trabajo para que nuestras escuelas no se vean afectadas, pero hasta el momento no hemos tenido ningún tipo de reacción”, dijo.

Además de la planta en Toa Alta, Suoer Asphalt tiene centros de asfalto en Guaynabo y Hatillo.

Situación insostenible

En entrevista con este medio, la directora Cruz, sostuvo que entre agosto y septiembre, la Violanta Jiménez fue desalojada en tres ocasiones, mientras que en octubre “casi todos los días”. La situación mermó durante noviembre y diciembre por “presión pública”, pero volvió a agravarse en enero.

Aunque hay días que las emanaciones solo se sienten por varios minutos, todas requieren activar un protocolo que puede derivar en el desalojo y la interrupción de todas las funciones del plantel escolar, como en el caso de hoy.

“Ayer hubo (emanaciones), pero mermó. Yo diría que duró como 15 minutos como mucho. Esta semana tuvimos emanaciones, llevamos a cabo el protocolo, pero no hubo desalojo. La semana anterior fue todos los días, fue bien intenso, la peste es insoportable”, señaló Cruz. De hecho, la escuela tuvo que ser desalojada el jueves, 17 y el viernes, 18 de enero.

Cruz reclamó que la situación provoca de siete a nueve ausencias diarias y que aún tiene dos empleados hospitalizados.

“Aquí todo el mundo está afectado físicamente y emocionalmente, porque nosotros venimos con esas ansias de trabajar y educar, los nenes para sus actividades y de momento… Hoy teníamos una actividad muy bonita con unos invitados y mire, se echó a perder”, lamentó.

 “Se afecta el comedor, se afectan los servicios educativos, la salud de todos, de los estudiantes, padres y maestros”, agregó.


💬Ver 0 comentarios