A eso del mediodía, se determinó que era una falsa alarma, por lo que los casi 300 empleados municipales comenzarían a regresar a su lugar de trabajo.

Las autoridades desalojaron esta mañana la torre municipal del Municipio de Guaynabo y Atlantic University College por una presunta amenaza de bomba que se recibió a través del Sistema de Emergencias 9-1-1, informó el alcalde del pueblo, Ángel Pérez. 

A eso del mediodía, se determinó que era una falsa alarma, por lo que los casi 300 empleados municipales comenzarían a regresar a su lugar de trabajo.

Recibimos la llamada al 9-1-1 a las 9:48 a.m., era una voz de fémina, tenemos todos los datos, pero es confidencial. Una vez pasó eso, activamos el protocolo, vaciamos todo el edificio, sacamos a las personas fuera del área. Se llamó a explosivo para traer a los perros”, detalló el comisionado de la Policía Municipal de Guaynabo, Víctor Franco Rodríguez. 

El oficial indicó que las autoridades desalojaron ambas instalaciones para que la División de Explosivos del Negociado de la Policía iniciara la inspección protocolar en las áreas comunes el edificio, y luego efectuaron una segunda ronda en los lugares restringidos sin encontrar nada irregular.

Mientras tanto, los empleados municipales y los universitarios abarrotaron los alrededores esperando que las autoridades efectuaran la inspección en ambas instalaciones.

Aquí hay que tomar todo en serio, tenemos que tomar las precauciones. El personal respondió rápido, además la Unidad de Emergencia de nosotros está cerca de aquí. Hay un empleado por piso que se hace cargo de estas emergencias que se tienen que asegurar sobre el desalojo”, añadió Franco Rodríguez.

Oficiales de la Policía Municipal, unidades de Bomberos y de la Uniformada también llegaron hasta el lugar, quienes custodiaron el área y establecieron el perímetro como medida de seguridad y protocolar.

“Luego que la Unidad de Explosivos revisara el edificio de la alcaldía, se confirmó que fue una falsa alarma la llamada para alerta sobre artefacto explosivo. Las labores en la casa alcaldía continuarían, una vez me certifiquen que el edificio es seguro, se le indicaría al personal a que regrese para continuar con las labores”, indicó el alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez.

En la torre municipal está la alcaldía, pero en el primer nivel hay un centro Head Start. Pérez enfatizó que los niños fueron trasladados a la iglesia católica que se encuentra en el pueblo.

“De igual forma, lo que hicimos con nuestros niños del programa Head Start, y agradecemos al monseñor, que nos ha permitido utilizar las facilidades de la iglesia de aquí en el pueblo, y allí localizamos a todos los niños sin problemas”, comentó.

El alcalde explicó a El Nuevo Día que poco antes de recibir la amenaza se reportó un incidente con una persona que se alteró porque quería entrar a las instalaciones para tomar fotos, pero el equipo de seguridad no le permitió la entrada.

Alcalde de Guaynabo

Posted by El Nuevo Día on Tuesday, April 9, 2019


💬Ver 0 comentarios