Douglas Leff, director del FBI en Puerto Rico (semisquare-x3)
Douglas Leff, director del FBI en Puerto Rico. (GFR Media)

El laboratorio del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) analizará cerca de 300 pruebas de material genético, conocidos como los “Safe Kits”, en casos de menores de edad que están pendientes en el Negociado de Ciencias Forenses (NCF).

En conferencia de prensa, el jefe del FBI en Puerto Rico, Douglas Leff, anunció la iniciativa para ayudar con el atraso de “Safe Kits” que en total asciende a sobre 2,500 pruebas acumuladas desde el 2001.

Leff explicó que la colaboración forma parte de medidas que implementan para mejorar una evaluación previa del FBI en San Juan en cuanto a la atención de delitos violentos contra los menores de edad.

Por su parte, el subjefe del FBI en San Juan, Ángel Catalán, indicó que, además, buscarán que la iniciativa les ayude a identificar no solo a individuos que hayan cometido los actos alegados ante la consideración de las autoridades estatales, sino que además hayan incurrido en violaciones a estatutos federales.

“Con esto podemos encontrar un violador en serie, que haya transportado a un menor para sostener relaciones sexuales o llevar a una provocación a través de las redes sociales”, explicó Catalán.

“También a través de la iniciativa podemos atacar los que atentan contra la seguridad pública, porque pueden ser ofensores que estén envueltos en otros crímenes violentos”, agregó.

Según Catalán, por el momento no se puede anticipar cuánto tiempo tardará el procesamiento de las pruebas, pues serán atendidas en el mismo lugar donde llegan otros casos desde otras jurisdicciones de Estados Unidos.

Las muestras serán enviadas al laboratorio ubicado en las oficinas centrales del FBI en la ciudad de Quantico, Virginia.

Por su parte, la senadora Zoé Laboy, quien estuvo en la conferencia de prensa, explicó que los casi 300 casos que analizará el FBI cuentan con querellas, por lo que no prescriben los alegados por las víctimas.

“Otra cosa será que podamos identificar al agresor si no se ha señalado a alguien, pero al menos tenemos esa información ahí para continuar con la investigación”, sostuvo Laboy, al final de la conferencia de prensa.

Explicó que si una persona ha sido señalada como el presunto agresor, ese análisis corroborará la alegación. En caso de que el victimario no esté identificado, la información genética de todas formas entrará en la base de datos para que sirva de referencia por si pudiera resultar compatiblecon la información de otros casos.

Asimismo, Laboy destacó que esta asistencia del FBI, sin costo para el gobierno de Puerto Rico, permitirá que se maximice la reasignación reciente de $3 millones al NCF para enviar miles de otras pruebas a laboratorios de Estados Unidos.

De acuerdo con la administradora de CODIS (Sistema de Índice Combinado de ADN, por sus siglas en inglés), Mariel Candelario, ya llegaron los fondos al NCF y están en proceso de recibir propuestas de laboratorios de Estados Unidos para adjudicar el contrato.

Candelario dijo que las propuestas que están recibiendo es para que los resultados estén listos en un año.

Mientras tanto, una fiscal y cuatro agentes de la policía fueron asignados para identificar los perfiles de los casos, de manera que primero puedan enviar a esos laboratorios privados los casos que no hayan prescrito.


💬Ver 0 comentarios