Un agente de Servicios Técnicos de la Policía de Puerto Rico identifica las pruebas halladas en la escena de un crimen. (GFR Media) (horizontal-x3)
Un agente de Servicios Técnicos de la Policía de Puerto Rico identifica las pruebas halladas en la escena de un crimen. (GFR Media)

La Policía informó que el jueves culminó con seis asesinatos, entre los que se destaca la muerte de un menor de 16 años, así como el hallazgo de dos cuerpos calcinados.

La cruenta jornada aumentó la cifra de homicidios en lo que va del año a 433, lo que representa 21 muertes menos que las 455 reportadas para esta fecha en el 2017, de acuerdo cifras oficiales de la Uniformada.

Según los informes de novedades de la Policía, el último crimen se registró a las 10:01 p.m. en la calle Gildita, de la urbanización La Cerámica, en Carolina.

Tras una llamada de alerta al Sistema de Emergencias 9-1-1, los agentes localizaron en el lugar el cadáver de Joseph Valle Díaz, de 35 años y residente de Carolina, en el interior de un vehículo encendido. El auto era un Kia Soul, color crema.

“El occiso presentaba varios impactos de bala en el área de la espalda”, destacó la Uniformada.

El agente Rafael Díaz, adscrito a la División de Homicidios de Carolina, y el fiscal Jorge Umpierre se hicieron cargo de la investigación. 

Menos de una hora antes, a eso de las 9:15 p.m., se reportó otro homicidio en la calle 4 de las Parcelas Pedernales, en Cabo Rojo.

El informe policiaco indica que los agente encontraron en el lugar a dos heridos de bala en el interior de un vehículo Nissan Sentra, color blanco, del año 1992. Estos fueron transportados por paramédicos de Emergencias Médicas al Centro Médico de Mayagüez, donde el doctor Rivera certificó la muerte de Herson Hiran Matos Padilla, de 22 años. Mientras, el herido, de unos 30 años, fue referido al Centro Médico de Río Piedras en condición crítica, dijo la Policía.

Se indicó, además, que en la escena se ocupó una pistola Smith & Wesson, calibre 45.

El agente David Rodríguez, de la División de Homicidios de Mayagüez, y la fiscal Liza Juarbe se hicieron cargo de la investigación.

Más temprano, a eso de las 8:02 p.m. se registró otra escena de asesinato en la calle E-14, de la urbanización Lomas de Luquillo, en Luquillo.

La Policía informó que sus agentes localizaron el cuerpo de Antonio Rodríguez Nieves, de 60 años y residente del lugar, tirado en el pavimento. 

“El occiso presentaba múltiples impactos de bala en diferentes partes del cuerpo”, se precisó.

El agente Alejandro, adscrito a la División de Homicidios de Fajardo, y la fiscal Diannette Aymat se hicieron cargo de la investigación. 

Mientras, a las 7:57 p.m. la Policía encontró un cadáver totalmente calcinado en el interior de un vehículo Isuzu Trooper. La escena se reportó en la calle Mateo Colón, del barrio Santa Olaya de Bayamón.

Se espera que el Negociado de Ciencias Forenses identifique a la víctima de este crimen.

La agente Lenda Colón, adscrita a la División de Homicidios de Bayamón, y el fiscal Sergio Rubio se hicieron cargo de la investigación. 

Mientras, a las 7:48 p.m. mataron a un adolescente de 16 años frente al edificio 50, del residencial Sabana Abajo, en Carolina. 

El occiso fue identificado por la Policía como Axel Daniel Santana Ángulo. Este presentaba varias heridas de bala en diferentes partes del cuerpo. 

“En el lugar se ocupó un celular y múltiples casquillos de bala de diferentes calibres”, detalla el parte policiaco.

La agente Madeline Ascencio, adscrita a la División de Homicidios de Carolina, y el fiscal Umpierre se hicieron cargo de la investigación. 

El primero de los crímenes del día, por otro lado, ocurrió a las 12:28 p.m. en la carretera PR-854, al lado de una ferretería, en Dorado

La Policía informó que “un grupo de obreros avistaron un cuerpo quemado en una fábrica abandonada”. Cuando llegaron los agentes a investigar, descubrieron que el cadáver era de un hombre y que estaba parcialmente calcinado.  Este también presentaba varias heridas de bala en diferentes partes del cuerpo.

El occiso fue descrito como de 5’6”de estatura y 136 libras de peso aproximado. 

El agente Carlos Rivera, adscrito a la División de Homicidios de Bayamón, y la fiscal Lorna Soto investigaron la escena.


💬Ver 0 comentarios