¿Cómo se están arruinando las vías del punto turístico más emblemático de Puerto Rico? ¿Cuáles son las consecuencias de los daños? Te lo explicamos todo en este video.

Un hundimiento de terreno en la calle De la Cruz, intersección con la calle del Sol, en el Viejo San Juan, fue rellenado esta mañana por una brigada del Departamento de Obras Públicas municipal.

“Unos adoquines cedieron esta mañana y una brigada atendió la situación de inmediato. Se seguirá monitoreando la zona por cualquier cosa”, reaccionó, de forma escueta, Carmen Serrano, directora de comunicaciones de San Juan.

Endi.com visitó la vía afectada antes del mediodía y se pudo observar que el hundimiento se rellenó con tierra de río.

Según María Rosario, encargada de la Lavandería El Sol, es la tercera vez que se realizan labores en la calle De la Cruz para rellenar los agujeros.

“Esto en San Juan es normal. Anteriormente, ya vinieron aquí (para reparar)”, dijo Rosario.

“La situación no me afecta porque la mayoría de los clientes vienen a pie. Sí puede afectar a los residentes cuando buscan estacionamientos”, agregó.

El pasado 4 de septiembre, un camión de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) se hundió en la calle Tanca, esquina con la Sol, después de que los adoquines sucumbieron por el peso del vehículo.

Arriba de la lavandería, el centro de un balcón blanco ha comenzado a desprenderse, efecto que, para Andrés Rivera, presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Dibujo de Edificios Históricos, es consecuencia de la presión que reciben los adoquines a diario por el peso de los autos que transitan la calle.

“Ellos (el municipio) tienen que remendar lo que hicieron porque va a empeorar a través del tiempo. Es lamentable. No logro entender, todavía, cómo rayos no entienden que están poniendo en peligro a todas las personas que caminan (en el Viejo San Juan)”, expresó.

Rivera señaló que los adoquines originales de la ciudad amurallada fueron colocados para 1890 encima de unos túneles construidos entre 1820 y 1840. Estos conductos subterráneos no fueron diseñados para aguantar el peso de los ladrillos.

Recomendó, además, reparar los túneles para luego colocar los adoquines. Con tierra puesta, los túneles se tapan y cuando llueve, el problema de hundimiento vuelve a surgir.

“Aquí se tiene que controlar el acceso vehicular a ciertas horas. Esto está afectando todo. Los balcones están peligrando. Ya yo camino por las calles y evito las aceras por el deterioro de los edificios”, indicó.

De momento, Serrano no pudo dar detalles sobre los planes a largo plazo para corregir la calle en el casco histórico, ciudad que exhibe notable deterioro en las vías dela calle Cristo y calle Fortaleza.

En junio de este año, la alcaldesa Carmen Yulín Cruz informó a endi.com que dará paso a la peatonalización del Viejo San Juan por fases.


💬Ver 0 comentarios