Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El secretario de Corrección indicó que capturaron a nueve de los 13 reos que se fugaron de la cárcel de Bayamón al día siguiente del paso del huracán María. (horizontal-x3)
El secretario de Corrección indicó que capturaron a nueve de los 13 reos que se fugaron de la cárcel de Bayamón al día siguiente del paso del huracán María. (Archivo GFR Media)

El secretario del Departamento de Corrección, Erik Rolón, informó que las cárceles de la isla se salvaron de sufrir daños mayores tras el paso del potente huracán María por Puerto Rico, al tiempo que aseguró que hay suministros para alimentar durante un mes a los 10,500 confinados adultos y 200 transgresores (menores) que están bajo custodia del estado.

El Titular del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) reiteró que las 31 cárceles y tres instituciones juveniles del país sufrieron “daños menores” que estaban siendo atendidos por personal de la agencia.

“Los daños no sufrieron nada que tenga que ver con sus estructuras en concreto. Eso no ocurrió. Sólo daños en ciertas áreas administrativas -que son muy pocas en el sistema-que contaban con planchas de zinc. Pero nada de daños a viviendas de confinados”, aseveró en entrevista telefónica.

Posterior a conversar con este diario trascendió que la sede central del DCR sufrió daños que provocaron reubicar a sus empleados en otras estructuras de la misma agencia.

La información fue confirmada por el portavoz de prensa del DCR, Waldo Díaz, quien explicó que los daños provocaron que “muchas áreas no estén funcionales”.

“Se inundaron unos pisos y hubo equipo que se dañó pero devastado no quedó. Esa no sería la descripción correcta”, expresó Díaz, quien no precisó dónde fueron relocalizados los empleados “por ser un asunto de seguridad”.

Mientras, Rolón insistió en que las brigadas trabajaban desde ayer en el arreglo de unas “verjas perimetrales” de tres complejos correccionales.

“Ya se instalaron unas provisionales en lo que se contrata la mano de obra para volverlas a poner fijas y asegurar el perímetro”, dijo.

Trascendió que los 900 confinados que fueron movilizados de una cárcel a otra, ya retornaron a sus viviendas, excepto los de custodia mínima del campamento El Zarzal, quienes aún continúan en la cárcel regional de Bayamón.

Conoce todo sobre el paso del huracán María por la isla

Mientras, aseguró que la compañía Trinity Service Group, encargada del servicio de alimentos en las prisiones, activó un plan de contingencia antes de la tormenta para proveer alimentos a los reclusos hasta por 30 días.

El mismo incluye un menú especial que permite preparación de alimentos sin necesidad de utilizar agua, se había detallado con antelación.

“La compañía se preparó con suministros para 30 días, pero esperamos recibir abastos en las próximas semanas”, expresó.

De igual forma, Correctional Health Services Corporation, compañía que ofrece servicios de salud a los reos, continúa atendiendo emergencias en sus facilidades y transfiriendo a los hospitales sólo los casos de emergencia.

Las visitas continúan canceladas

En cuanto a las visitas a confinados en las instituciones carcelarias, Rolón indicó que continúan canceladas hasta nuevo aviso.

“Honestamente, les digo a los familiares que no deben tener preocupación porque no se reportaron fatalidades a consecuencia del huracán. Toda la población está con vida. Entiendo la importancia de ver a sus familiares -y más en tiempos difíciles como los que estamos viviendo- pero eso dependerá de cuán rápido nos reinstalemos como país. Mi meta es que tal vez la semana que viene podamos tocar ese tema”, manifestó el secretario.

Capturan a nueve de 13 reos fugados

De otra parte, el funcionario indicó que capturaron a nueve de los 13 reos que se fugaron de la cárcel de Bayamón al día siguiente del paso del huracán María.

Los que continúan prófugos -pertenecientes a la población de custodia mínima del campamento El Zarzal en Río Grande y que habían sido trasladados por la emergencia a Bayamón- pudieran estar lejos del área metropolitana, según el Secretario de Corrección.

“Entendemos que deben estar lejos de la institución donde se fugaron porque el noveno que se capturó fue encontrado en Canóvanas”, detalló.

El resto de los presos fueron detenidos entre Bayamón y Guaynabo en un periodo de 24 horas después de ocurrida la fuga, un evento que aún está bajo investigación.

Rolón recordó que cualquier persona que pueda estar protegiendo a los prófugos se expone a que se le radiquen cargos criminales.

“A las familias o personas que pudieran estar ocultando a estas personas les recordamos que estamos hablando de un problema de seguridad que los va a perjudicar. Les digo que encubrir este delito puede conllevar, incluso, cárcel. Además, los más perjudicados serán estos confinados, que ya lo que les quedaba por cumplir en cárcel eran de tres a cinco años, y ahora se exponen a que le extiendan la pena”, explicó Rolón, al añadir que cualquier persona con información sobre los fugitivos puede llamar al sistema de emergencias 9-1-1.


💬Ver 0 comentarios